23 dic. 2009

ODA GLOTONA

Llegas allí y hay olas, pero lo mejor de todo es esa hamburguesa casera, gigante, jugosa. La coges torpemente y a duras penas la abarcas con las dos manos, entonces le quitas la cebolla para que le de un sabor suave pero sin encontrarte tropiezos que te dejen un aliento con el que ni un perro despues de oler treinta culos te quiera besar. Después extiendes el ketchup y la mostaza con fora de pirula, cipote o cucuca sobre la parte de pan donde no esta ese quesito fundidoteeeee ni la lechuguitafresca de casa Manolita. Ya estás salivando como un perro (disculpen la recurrencia a este animal pero tengo el guinista de vacaciones) cuando casas las dos partes y las estrujas un poco para que la salsilla se mezcle con el resto y... zassss, bocado forzado, maasticar escaso y a por el segundo. Conforme la ansiedad va disminuyendo, vas encontrando un hueco para meter alguna patata caliente, crujiente, rica y hacer un mix riquísisimo en la boca, que mas que humana es animal, como la de un perro llena de..., no se, galletas de perro o algo así. No hablas. No piensas, solo te limitas meter más materia desechable en la boca. Da pena cagarla horas después, pero así somos los hombres, tiramos por tierra en un abrir y cerrar de ojos aquello que no lleva sudor y tiempo conseguir. Un traguillo de coca cola fresca, bien servidilla con su limón que le da un puntito y vuelve a empezar el cilo.
Cuanta smás veces vengo, más seguro estoy que voy voy por comer ahí y no por otra cosa. Es tan cutre reconocerlo, que tengo que llevarme una tabla para disimular.


























Es que además hay unos pedazo de menús.... Agüita colegas. Muy bratos también. Patatas caseras, lomo, salchichas, bacon, huevos, chorizo, picadillo del que te pasas la tarde repitiendo pero da igual, todo con su salsilla grasienta en la que embadurnas pan de leña casero y crujiente con una miga que parece un cojín o una nube o algo así blanco y esponjoso y apetecible por eso aquí no utilizo a los perros.
Dios, ojalá mañana haya olas para tener una excusa e ir hasta allí sin parecer el aborrecible glotón que soy.

3 comentarios:

Ene dijo...

Uhmmmm suena bien, lastima que aqui no queden sitios asi y todo sea putamente prefabricado, que aunque lo cague despues tambien me gusta comer bien ...... adios perro :)

carlos dijo...

donde es?

The Don dijo...

Parece por olinhas no?

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero