30 jun. 2012

P.O.M CAPÍTULO I

- Vamos hasta el macdonald's a jalar una hamburguesa y subimos desde allí el vídeo
- Que va yo paso. El macdonald's me da cagalera
- Vaya parida
- Que va, es en serio, las dos últimas veces me puse malísimo al ir
- Pues mira, vamos hoy y si ya te vuelves a poner malo, ya te aseguras al 100% que es el macdonlad's
Sentimos mucho la demora del vídeo, pero efectivamente a Adriansito el Macdonald's no le sienta nada bien.
Esperemos que os guste este primer trozo de nuestra vida (ojalá el primero de muchos).
+++

Pieces of Mine Vol. I from sylph.brand on Vimeo.

29 jun. 2012

PIECES OF MINE I


No se si recordáis aquello de que íbamos a empezar a subir una serie de capitulillos a modo de video/blog. Pues bien, no es que se nos haya olvidado, el caso es que como estuve lesionao sin poder surfear y me pasaba el día tirado en la cama fumando en base apenas hubo nada que editar. Sin embargo como lo prometido es deuda, esta semana estuvimos preparando el primer capítulo con los restos que pudimos rescatar de los 4 baños siguientes a la lesión además de unas cuantas tonterías que no son más que la forma en la que pasamos los días ( y en concreto esta última semana). 
Aquí os dejo con el trailer. 
Antes de las 12 de la noche subimos el primer episodio de unos 7 minutazos. Palabra. 
Mierda de olas, surf cutre y conversaciones insustanciales. Mi realidad. Mi rutina. Trozos de mí. 
+++

 
Pieces Of Mine Trailer from sylph.brand on Vimeo.

28 jun. 2012

NOVEDADES: CAMBIO DE SPONSOR (I)

Pues bueno llevaba un tiempo anunciando por aquí que ésta es una época con muchos cambios /en tema de esponsors sobre todo/ así que voy a empezar contándoos el que creo que es el cambio más drástico y quizás más arriesgado. En los próximos días os iré informando del resto de novedades.
+++



Después de dos años colaborando con la gente de Matix como sponsor principal, he decidido que era un buen momento para romper con todo y tomar un nuevo camino.
Este cambio no se debe a problemas con la marca ni motivos personales. Nada más lejos, siempre he mantenido con ellos un trato cercano y de lo más cordial y como buenos amigos hemos quedado tras haber estando hablando de la situación. De hecho aprovecho para decir que siempre me han apoyado y han estado ahí, sobre todo Juan, al que me gustaría enviar un abrazo enorme. Gracias por todo tío :)
El único motivo de este cambio es que quiero involucrarme en cuerpo y alma en algo a lo que le estoy poniendo muchísimas ganas e ilusión y no hablo de otra cosa que de S Y L P H.
Quiero que S Y L P H deje de ser una quimera de cuatro camisetas flotando por ahí y se vuelva algo real. Y si el primer paso es creer en ello, el segundo es ser consecuente con y participar seriamente uno mismo del proyecto. Y, ¿Qué mejor manera que poder vestir las prendas libremente sin la limitación de tener que representar otra marca?.
Sé que para muchos seré un idiota al renunciar a la comodidad que proporciona el respaldo o apoyo de una tercera marca, pero llevaba un tiempo pensando en dar este salto y si no lo daba era básicamente por miedo (en ningún caso por falta de ganas). En realidad era no era honesto conmigo mismo proclamando eso de "utopía y pasión" cuando en realidad me cruzaba de brazos y permitía que S Y L P H continuase siendo algo hetéreo y sin forma definida. Con dos cojones, ahora la va a tener.


Y ya que estamos, Me gustaría anunciaros también un par de cosillas referentes a S Y L P H

// La primera es dejar clara la filosofía o los métodos que va a tomar la marca a partir de ahora. S Y L P H no va a tener colecciones ni nada de eso.
Queremos que los diseños sean un goteo constante sin necesidad de ceñirse a un cambio de estación. Nada de primavera/verano o mierdas de esas. Habrá cosas nuevas cuando se nos ocurran cosas nuevas, así de simple.

// Por otra parte esos diseños van a lanzarse en forma de ediciones limitadas. No queremos producir básicos a tropel sin más. Cada prenda tendrá un corte de patrón concreto diseñado y hecho por nosotros mismos y especialmente pensado para ella para que cada pieza tenga su pequeña esencia y personalidad. Y ésto se debe a que nosotros personalmente iremos a comprar las telas que nos molen y habrá retales que den para hacer 15 piezas y otros den para 6 y otros 26. En todo caso no forzaremos una tirada masiva de diseños "porque sí". Se trata de hacer algo que nos mole y nos transmita aunque ello implique hacer menos

// Por último, en un par de semanas o así esperamos poder tener la página web lista para que podáis echarle un vistazo a toda la ropa, comprar si os da la gana y seguir todas las novedades de la marca a través de su portal y su blog. De ésto ya os iré avisando en los próximos días

Dicho queda: UTOPÍA Y PASIÓN, porque hay que hacer las cosas por amor sin olvidar que todo es posible.
 

27 jun. 2012

"DISTANT SHORES"

Para que no digáis que nunca pongo vídeos de surf. Ala. 
Colección de sesiones en sitios remotos cortesía de la surfer magazine. 
+++

 

EL AZAR Y LAS BRIZNAS

   

"Qué buen día para ir a dar una vuelta por ahí", es su frase favorita, la que no para de repetir sentado tras la ventana. A todo el mundo que le visita le da la vara con eso de perder el tiempo o valorar lo que se tiene ahí afuera mientras él, tras la ventana, sigue masticando pan duro en soledad e inventándose refranes sobre la vida. Y al día siguiente ahí le tienes sentado en la penumbra frente al cristal incluso antes de que salga el sol, desdibujado por el alba como el paisaje de una postal roída.
Mientras el resto enjuga la boca en café, él ya lleva rato ausente, mirándole al cielo cara a cara con los codos encajados en sus marcas de la repisa. Al alcance de la mano pero tan lejano.
Un día la ventana se le abre y cuando termina de atarse los zapatos para salir, su esófago se vuelve cuerda con tan mala pata que justo se le anuda a la altura del estómago. Siente miedo pero aún así sale. Mira a ambos lados antes de cruzar y repara en que la calle sigue siendo la misma. Hay multitud de caras nuevas pero otras muchas le resultan familiares, son, como él, gente corriente que construye muros para mantener alejados los fantasmas de lo desconocido. Pero él ahora es más sabio. Esa ventana le ha hecho fuerte y ya no teme aquello que deja de resultarle sencillo. Ahora es lo suficientemente sabio como para intentar que sus sueños cobren vida. Y con este pensamiento comienza a caminar hasta el final de la calle, pero allí una fuerza invisible le detiene y le hace temblar. Sus ojos coinciden con los de otros transeúntes que también caminan por aquellas calles desde que salieron de entre las tripas de sus madres. Y suda y comienza a tiritar y contempla su reflejo en un escaparate y no le gusta el aspecto que tiene ahora que el viento le ha despeinado y corre a refugiarse en la habitación de un hostal que tiene camas simples, baños compartidos y los cajones de los armarios vacíos.

 Una vez allí se sienta tras la ventana y el corazón recobra su calma. El esófago vuelve a ser víscera y ya no tiene vértigo porque el viento no le despeina. Se pasa ahí sentado la tarde pensando qué caprichoso azar hace que ciertas briznas de hierba sobrevivan a la cuchilla del jardinero que siega el jardín de en frente. Y así se va quedando dormido.
En el sueño se le aparece un hada, como las de Dysney pero sin las piernas tan bonitas y él la mira con una cara tristona.

- ¿Qué te pasa? 
- Que soy un cobarde. Un marica, le responde él. Tanto tiempo deseando marchar y ahora que puedo no me atrevo. 
- No te preocupes, es normal, todos son como tú. Sin un arma nadie es valiente y utilizan la boca para hablar muy alto, pero luego llegado el momento... 
- Pero todo este tiempo creí haber aprendido
- Hay que fallar para aprender, no limitarse a esperar.


De repente se despierta sobre los codos frente a la ventana. La ventana es fiel y no se mueve. Permanece quieta para que pueda mirar a través de ella siempre que quiera. El sol no ha salido y el cuello le duele. Esta mañana no sabe a donde mirar. No hay rastro del hada y el viento, a estas horas, aún no ha empezado a soplar.

26 jun. 2012

OZZI X DESILLUSION


Ozzy es el protagonista del actual número de la revista franchute "Desillusion", por eso se han currao este vídeo tan chulo en el que se juntan, como siempre, las ganas de contar algo con el buen gusto a la hora de transmitirlo. 
Guay, ¿no? 
+++



 

25 jun. 2012

EN LA SURFER RULE


Pues nos acaban de poner ocho paginazas en la última surfer rule con nuestro viaje por California el pasado invierno así que estamos tan contentos que hoy igual hasta me cambio de calcetines y salgo a tomar un café. 
Enhorabuena a la Ceci por las fotos de acción ;) y espero que no seáis ratas, la compréis y os guste el report :-)
 Gracias también a F y al resto de gente de Surfer rule en general. 
+++

 

21 jun. 2012

MUSICALIDAD

La gloria o la muerte. De eso se trata.
+++

AUNQUE LA MONA SE VISTA DE SEDA

 

 +++ 
La Transworld ha renovado su imagen (y de qué manera!. Limpieza y elegancia). 
Sus dos últimas portadas de viaje y especial foto son pa cagarse, en mi opinión de las mejores portadas que jamás se haya atrevido a sacar ninguna revista de surf (con permiso de la Stab). Sin embargo la revista ya no es lo que era y siguen metiendo más paja que la hostia.
Juzgad vosotros mismos porque aquí os dejo con un enlace para que las podáis ver en digital. 

- Gracias papi Legi. 
- De nada, cabronas y cabrones.

EL DICTADOR


 +++
 No tengo novia a la que meter mano y las palomitas se me quedan entre las caries así que hay que esperar a que salga algo cutre pero con buena pinta para dejarse caer por el cine.

20 jun. 2012

FLORES ROTAS Y LA BOTELLA VACÍA

 

 +++ 

Recibir de vuelta las flores rotas y la botella vacía. 
 Tu mueca de pena
 iluminada a ratos por la poca luz que se cuela.
 En la acera hay un chicle pegado.No se sabe si de fresa o de menta. Se ha vuelto negro
 como la vida. 
... Si pudiera volar, reptaría.


purienne/tumblr

19 jun. 2012

S Y L P H

 

 +++ 
PRÓXIMA SEMANA = NOVEDADES

P/O/M PROCESANDO

- Crees que para la semana que viene estará listo el primer capítulo de P/O/M
- Nah, fijo que sí. 
- Yo me apuesto un cafetón del Quevedo a que no.
 +++

 

15 jun. 2012

LONDON CALLING

...De cuando nos fuimos a Inglaterra en barco
fotos: ceci/yo (yo: legi)  
+++


 El amanecer en Londres pasa más desapercibido que en cualquier otro sitio porque la niebla devora con un aliento difuso las primeras luces del día envolviéndolo todo como el humo de un cigarro y como el ajetreo y el ruido no cesan, esa fina frontera que separa la vida del silencio nocturno jamás llega a romperse. 
Después de que el tío del hostal nos sirviera de mala gana el café más insípido del mundo, parecía una taza de Támesis en una madrugada sin luna, decidimos pasar de la lluvia y salir a ver que se cocía. 
 El metro de Londres es una especie de madriguera laberíntica decorada con anuncios de perfume por las paredes. El chorro de gente no cesa. Es fluido y constante, como las notas de jazz que lanzan al aire los músicos del pasillo. Nadie conoce a nadie. Nadie habla con nadie. Cada uno va inmerso en un pequeño mundo delimitado por la pantalla de su móvil mientras el traqueteo de la vía y el vaivén de cabezas arañan otra milla oscura bajo la falda de la ciudad de la reina. 
A fuera sigue lloviendo y cualquier garito nos parece un buen refugio. Decidimos no volver a probar suerte con otro café y aseguramos con una cerveza. Junto a nosotros un tío de unos cuarenta se cree guapo porque las chicas de enfrente no dejan de sonreírle. El pobre hojea satisfecho su “Times” ignorando que ha hincado la punta de su nariz en su jarra espumosa.
La luz cálida de la bombilla contrasta con el tono descarnado y gris de la calle. Aquí adentro la gente bebe sin sed y sin prisa. Aprovecho para pasar a papel toda esta mierda que he venido escribiendo mentalmente mientras Edu y Ceci discuten, a contraluz, hasta qué punto Camden ha perdido su esencia. Sus siluetas, pesadas y lentas, parecen el atrezzo de una película que se rodase en el exterior del bar, donde otras siluetas se mueven como animales que huyen del fuego, ya sea porque llegan tarde o porque se han olvidado el paraguas.
 Un chaval con jersey de lana roído y la lija de su patín chorreando ha mordido el anzuelo y vuelca en su taza el quinto sobre de azúcar: la tarde y el café no le saben a nada.
Mientras, mi abrigo, más oscuro y pesado que cuando salí del hostal, ya ha formado un pequeño charco a sus pies tan descolorido como el cielo.

 

II

A través de una ventana empañada el mundo parece un rincón aislado y sin nitidez. No apetece salir, y menos ir a la playa. Si por mi fuera me pasaría el día organizando carreras entre las gotas de agua que se escurren por el cristal.
Al rato, como obligados por un sentimiento de culpa, terminamos de calzarnos los escarpines en silencio y salimos creyéndonos la ostia por haber venido hasta aquí arriba desafiando borrascas y frío, pero cuando llegamos a la orilla nos comemos con patatas nuestra testosterona al ver cómo una niña ha convencido a su abuelo para que se bañe junto a ella en calzoncillos.
Gentes rudas en una costa ruda donde olas de aguas oscuras mueren en orillas de arena oscura y el mar se da de cabezazos contra un sin fin de acantilados cortados a escuadra y cartabón en un acto de maravillosa violencia primitiva.
Un par de locales con una barba esparcida a desgana entre de las arrugas de su cara nos indica que “unas millas al sur hay más movimiento de tablas”. Por el momento decidimos apurar un rato más el baño. Las olas son cerronas pero llevan la suficiente fuerza como para pegar alguna voladilla. Hay una corriente en el margen izquierdo que facilita la remontada y solo somos cuatro en el agua, sin contar una foca que se ha acercado en busca de algo que llevarse a la boca. La ola muere al final de una especie de embarcadero sembrado de algas y con un montón de rocas al fondo. Es un sitio muy fotogénico y de vez en cuando, a través del valle, se cuela un rayo de sol que la espalda agradece tanto como el abrazo del mejor de los amigos. Nos sentimos como en casa.



III

A estas alturas ya hemos debido estornudar unos quinientos millones veces. Aún así preferimos convivir con gérmenes antes que abrir la ventana y que esto se convierta en una furgo de helados. Aprovechamos el vaho que desprende la pasta para calentarnos las manos. Una tenue luz pinta a carboncillo el desorden de nuestra habitación mientras cada uno mastica en silencio un remordimiento secreto por no haber elegido un destino más agradable. Afuera los trajes hondean como banderas.
La zona rural y costera poco tiene que ver con la ciudad. Aquí  no hay vías sino estrechos caminos embarrados con un asfalto quebrado y resbaladizo (en el mejor de los casos) y los únicos túneles que encontramos son los árboles que han cedido al viento y se acuestan sobre la carretera formando pequeñas cuevas. El paisaje es como un boceto trazado a mano por alguien que tirita de frío, repleto de curvas aleatorias y coloreado por mil prados húmedos, charcos y un cielo en escala de grises. Inglaterra es Asturias pero sin montañas.
Cuando llegamos a esa playa del sur nos encontramos un arenal inmenso y acorralado, una vez más, por una niebla que parece venir de serie con el lugar. El tipo de ola es muy similar a las que tenemos por el norte: algunas cierran y otras no. Suerte.
A pesar del mal tiempo hay un montón de gente paseando y merendando en la arena. Esta gente ha aprendido a convivir con la bruma y el frío porque si huyese de ellos no saldría de casa durante trescientos días al año. Y es que en Gran Bretaña las horas y los días de invierno transcurren lentísimos y se aferran al reloj, pegajosos, como el musgo que invade las aceras y los tejados de pizarra.



IV 
En Londres hay dos tipos de gente: la que lleva una cámara y la que no. Da igual a que grupo pertenezcas y la agenda que ocupe tu día, a eso de la una todo el mundo se reúne en los parques para comer al aire libre. Es una especie de rutina o acto social inquebrantable en el que participan desde ejecutivos encorbatados a japoneses sonrientes e invadidos por cables o jipis que aparcan el diábolo el tiempo que dura un sándwich de huevo y cus cús.
He llegado a la conclusión de que podría irme hasta la otra punta de la ciudad sin tocar el suelo, sirviéndome únicamente de los techos de los autobuses rojos a modo de lianas. Esos dinosaurios de hierro rojo lo invaden todo, como las cabinas de teléfono en las que los turistas nos agolpamos como idiotas con el teléfono descolgado fingiendo hablar con alguien. Son las cabinas donde menos se habla y, sin embargo, las más rentables. Los ingleses saben explotar sus clichés de postal.
Alejándonos un poco del centro, los edificios van perdiendo su glamour neoclásico y comienzan a abundar las fachadas de ladrillo naranja, antaño fábricas de tornillos o carboneras, actualmente lujosos lofts de diseñadores que visten de negro.
Esta zona del extra radio es un collage de gentes y culturas, cada uno con sus vestimentas y su tono de piel. Es como el punto de encuentro en el que confluyen vientos de los cuatro puntos cardinales y en el que cada uno arrastra consigo un trocito del mundo del que proviene.
Nos llama la atención toda la cultura del mercado de segunda mano. Cada cuatro pasos te encuentras con una tienda o mercadillo más pintoresco que el anterior. Es imposible no detenerse ante tal cantidad de rarezas. Más que escaparates, parecen pequeñas herencias dispuestas tras una vitrina. En España tus pertenencias mueren contigo o en la basura, aquí, sin embargo la gente recicla constantemente sus cosas, ya sean discos, libros o camisetas, lo que favorece un tráfico enriquecedor, variopinto y barato con el consecuente aumento de freaks en las calles.
Es guay saber que, probablemente, sobre estas aceras, los Clash se hayan sentado a fumar un pitillo mientras observaban las nubes.



Todo es relativo menos el tamaño del mar. El mar es algo solamente comparable al cielo: ambos comparten edad y color. Sin mar no hay vida. Lo que para mi es gigante, como el barco que nos lleva de vuelta a casa, para el mar es algo tan ridículo como una simple nuez de hierro con la que jugar a su antojo.
Dejo a Edu y a Ceci viendo las tortugas Ninja 2, buena mierda ochentena, y decido salir del camarote a tomar un poco el aire. Los pasillos son estrechos y me zarandeo de un lado a otro. De vez en cuando me cruzo con algún inglés mal humorado que vuelve a su camarote maldiciendo en voz baja a por más dinero. Otros están de buen humor, han tenido más suerte en el bingo y lo celebran en el bar con cerveza y pastel de queso. Si en vez de agua estuviésemos rodeados de arena, esto sería Las Vegas.
A fuera un aire helado se cuela a través de los botones de mi abrigo mientras asumo que tan solo soy un insecto. Por muy grande que me crea, solo soy un insecto. Y de repente me invade un miedo absurdo a yo que se qué y me aferro con fuerza a la barandilla y así me quedo un buen rato, tratando de distinguir la línea que separa el cielo del mar. La proa del barco se hunde como una cuchilla en su superficie causándole una herida que sangra espuma, pero al cabo de unos cien metros ya no queda rastro alguno. El mar es fuerte y sus heridas cicatrizan rápido. Me vuelvo adentro. No hay mucho más que hacer o pensar en medio de tanta nada.
Las voces, los estornudos y el ruido de las monedas al caer me devuelven a un mundo mucho más cotidiano. Las risas en el bar se vuelven desmedidas a partir de la tercera cerveza y éstos siguen acurrucados entre mantas: Will Smith ha hecho un pacto con el diablo y no envejece. Pasa el rato y se nos acaba la batería del ordenador y los temas de conversación. De repente suena la sirena que anuncia tierra. Ver tierra nos tranquiliza porque ya vuelve a haber horizonte y con él, la inmensidad adquiere de nuevo una escala finita, humana, relativa.
Se está haciendo de noche y mientras en el camarote el grupo bosteza, fuera, sobre las olas, miles de estrellas se reflejan inquietas.  

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero