6 jun. 2012

A DIARIO: AYER POR LA NOCHE SAQUÉ LA CÁMARA

CAPÍTULO 5
Me desperté con la sensación de no haber dormido nada, la boca me sabe a Tryskys y no debe de haber nadie en el mundo más cansado que yo.
La mañana me supo a broma y las cosas suenan de forma rara como a lo lejos. Yo solo quiero tirarme a dormir un rato. ¿No te das cuenta que no acierto a dar más de cinco pasos seguidos?.
A las tres de la mañana ya quedábamos menos. Nos perdimos entre vasos de cerveza sucia y unas piernas que no parecían tener fin.
De esto hace tan solo unas horas. La tristeza y el sueño son tinta en el boli.
Esta mañana me supo a broma y las sábanas fueron un trozo de gasa sobre el que ha cicatrizado la herida: humedéceme la piel o esto de aquí no sale ni a tiros.

CAPÍTULO 1
Se me acaba de venir a la mente ese proverbio ruso que dice: "todos los muertos salen a hombros, por muy mal que lo hayan hecho". Es absurdo pensar ahora en ello pero más absurdo es mantener una conversación con tus calcetines o el hecho de que un bar resulte apetecible un martes como el de hoy. El gotelé de mi habitación necesita una nueva mano y busco en vano algún grano que estallar. Menos mal que habéis llamado, estaba volviéndome loco.



CAPÍTULO 2
Yo tengo una rotura de fibras que me ha impedido surfear y por culpa de eso ahora la lluvia me sabe a vino y el sudor me sabe a vino y la saliva me sabe a vino y la mierda de entre las uñas me sabe a vino y la pasta de dientes me sabe a vino. Inlcuso el vino me sabe a vino. No obstante en la calle hacía frío y al fin y al cabo no se estaba tan mal. Si no me fuese a saber a vino me compraría un bocata de lomo con queso.



CAPÍTULO 3
Jamás la madera estuvo hueca por dentro.



CAPÍTULO 4
"Tampones caseros "La señora Julia"" creo que es un nombre cojonudo para ganarse la confianza de la gente. Los coches van a toda velocidad y ya ni te da tiempo a escribir notas mentales durante el trayecto. Mi cerebro comienza a mirarme de reojo y ya no me queda dinero que gastar en vino aunque da igual porque el vino me sigue inundando, hasta creo acariciar dos muslos que me dicen:"cómeme" y yo les respondo después de pasarles las lengua:"ligero aroma afrutado. Envejecidos en roble". Tú sí que estás como una chota.



EPÍLOGO
Mamá, arroja avergonzada mi foto de comunión por la ventana.

No hay comentarios:

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero