10 dic. 2009

ED GEIN

TODO LO QUE AQUÍ ESCRIBO ES VERDAD.




El caso es que estoy leyendo "el hombre de la navaja" de Andreu Martin, que es uno de los mejores escritores de novela criminal en España y en uno de los capítulos sale nombrado un tal Ed Gein. Yo recuerdo haber visto una peli sobre él hace años, bastante mala, y creía recordar que era rollo ficción por lo increíble que me parecía la historia del jarto este pero resulta ser que no.
Me informé sobre él y flipé porque es la prueba palpable de que a veces la realidad....
Repito, todo es cierto.


Ed Gein nació el 26 de agosto de 1906 en el seno de una familia humilde con un padre alcohólico y una madre extremadamente protectora y religiosa cuyo hijo pequeño acabo siendo conocido como el carnicero de Plainfield . Gein vivió solo en su granja desde la muerte de su madre en 1945, haciendo diversos trabajos para todo el pueblo, sobre todo en el aserradero donde mantenía un trato normal con los vecinos pese a su humor negro y en ocasiones extraña conducta.

Todo comienza en 1954, cuando un granjero del pueblo entró en la taberna y vió que el suelo de madera estaba encharcado de sangre. Mary Hogan, la propietaria, había desaparecido.


Cuando el sheriff llegó al lugar, comenzaron los interrogantes. Para empezar, la caja registradora estaba llena, por lo que no se trataba de un robo. Además, no había señales de lucha como podrían indicar vasos rotos, o taburetes por el suelo. Cuando unos días más tarde, Ed Gein se acerca al aserradero, el propietario de éste le comenta que habían raptado a Mary Hogan y que estaba desaparecida. Gein respondió: No está desaparecida. La tengo en mi granja. Sin embargo su jefe no lo tomó en serio ya que Ed Gein era una persona excéntrica que solía contestar a todo con ironías y salidas de tono.

El sábado 16 de noviembre de 1957, Ed Gein, el vecino del que nadie sospecharía, entró por la puerta y pidió un anticongelante acuando Bernice Worden, la propietaria de la ferretería, quien lo apuntó en el libro de contabilidad y se introdujo en el almacén para buscar dicho material, cuando salió Gein la apuntaba con su viejo rifle de caza y sin tener tiempo para gritar o pedir auxilio fue disparada a bocajarro en la cabeza muriendo en el acto. Gein se metió en el mostrador, cargó con el cuerpo de la propietaria y lo metió rápidamente en su furgoneta, tratando de no ser visto por ningún testigo. Pero no se dió cuenta de que en el libro de contabilidad quedaba constancia de que él había sido el último cliente.

Lo más jevy comienza entonces cuando los dos oficiales de policía que realizan un registro en la casa del asesino ven colgado de un gancho del techo por los pies, decapitado y abierto en canal el cadáver de quien posteriormente sería reconocida como Bernice Worden, propietaria de la ferretería. Desde el primer momento un olor horrible, declararon estos agentes,invade la casa además de una cantidad exagerada de moscas que emitían un sonido fuera de lo normal. Cuando continuaron avanzando por el resto de habitaciones vieron auténticos cráneos partidos por la mitad para ser utilizados como cuencos, sillas, lámparas, mangos de cuchillos y enseres de caza todos forrados con piel humana o incluso un chaleco de Piel humana. En la habitación de Gein se descubrió la cabeza de Bernice Worden, rodeada de máscaras hechas también con su piel (esta vez de la cara), y con pelo auténtico. La única habitación de la casa que no parecía decorada era la habitación de su madre, que según aseguró Gein posteriormente, quedó intacta tras su muerte debido a que pudo comunicarse con ella después de muerta durante un año.


En uno de los juicios de 1968, Gein solo reconoció dos asesinatos, ya que el resto de material que había utilizado para su particular museo, procedía de cadáveres (9) que él mismo había desenterrado del cementerio de Pleintfield, donde posteriormente sería enterrado. Aseguró además que aspiraba a realizarse (él mismo) un cambio de sexo, quería convertirse en mujer, fascinado por este tipo de operaciones. Finalmente, es internado en un psiquiátrico, como trastornado mental debido probablemente a las fuertes palizas y a la educación de su madre. Confesó además que aspiraba a abrir su casa como museo de los horrores.

Muere el 28 de julio de 1984 por una insuficiencia respiratoria como paciente modelo y es enterrado al lado de los restos de su madre. Lo más jevy de todo es que su furgoneta fue vendida bajo el lema "¡Compre la furgoneta de Ed Gein, donde transportó los cadáveres para su museo del horror!".

Como anécdota decir que Gein, incluso su granja, fue la inspiración de Norman Bates, el asesino de la celebérrima "Psicosis" así como el de "El silencio de los corderos". También los de Slayer le dedican un tema.


También estuve mirando cosas de otros asesinos míticos como "el estrangulador de Boston", que por cierto estaba casao y tenía dos hijos, pero además de quedar más "light" a lado de este pedazo de jartoooo que es Gein, el otro se asemejaba más al perfil violador común, no quiero trastornaros la cabeza, creo que de momento con esto teneis bastante mis queridas y queridos cabronas y cabrones.

3 comentarios:

Ene dijo...

joder se me han puesto los bellos de punta :( .... menuda cara de colgado que tenia el carnicero cabron¡¡¡

Froy dijo...

Muy interesante. Te recomiendo el libro "Psicokillers, asesinos sin alma" de
Juan Antonio Cebrián... A mi personalmente me gusta mucho.

Un saludo y good waves! :P

paco2 dijo...

pero tio..

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero