7 nov. 2011

HOJAS, ELIPSES Y CABELLOS DESPEINADOS

No hay carteles más bonitos de ver que los modernistas.
Son un homenaje a las curvas, a los motivos retorcidos y vegetales, a la mujer y a la tipografía manual, que se integra en el conjunto gracias a sus trazos improvisados y curvos que la encajan como una pieza de tetris.
Con esta gente nació la publicidad y el diseño gráfico y en definitiva la era de la venta a través de lo visualmente bello (en detrimento de los carteles victorianos puramente informativos a cerca del producto a vender).
Todos comparten un "horror vacui" (apenas hay superficie por pintar o rellenar) que dota cada obra de vida propia gracias a ese enfrentamiento de elementos orgánicos que pelean por captar la atención del ojo.
No hay carteles más bonitos de ver que los modernistas.









No hay comentarios:

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero