9 ago. 2011

MÁS D/MENCIA NATURAL

Otra historieta mediocre para mi mediocre sección en la natural.

http://www.naturalsurfing.com/index.php?option=com_content&view=article&id=526&catid=12&Itemid=12

Y aquí os dejo con la anterior por si finalmente alguien se decide a probar un nuevo modo de suicidio limpio pero igualmente penoso: leer mierda.

CHARLY SE FUE
Pasmado como un imbécil lloraba mientras le devoraba la rabia. El estomago le ardía y todo a su alrededor daba vueltas.
Definitivamente es muy difícil encontrar un amigo en la vida por eso también él podría afirmaros que el día que uno de ellos decide dejar de vivir resulta ser un día de mierda.

Nadie de entre toda aquella gente podía aliviar su dolor. No era más que un escaparate de abrazos endebles y frases de rigor envueltas en lágrimas forzadas. Él, sin embargo, quiso ir a sumergir su cabeza en el mar para disimular las suyas.
Lloró en paz durante horas en medio de un océano soñoliento y estático mientras el resto preparaba el nudo de sus corbatas.
Cuando se acercó la hora las aguas comenzaron a moverse como empujadas por un brazo caprichoso e invisible pero él permaneció sentado sobre su tabla, quieto y cabizbajo, ajeno a las olas que nacían con el sol el día del funeral de Charly.


Para cuando las campanas repicaron por última vez, ya había derramado lágrimas dentro de tres tubos que terminaron en un lamento silencioso en honor del que fuera su único amigo.
“Deja de llorar cabronazo”, creyó oír, “mira qué olas y tú solo en el agua, ¿de qué coño te quejas?”. Alzó la cabeza pero no había nadie. La conmoción febril de la muerte le había jugado una mala pasada. Guadañas y sarcasmo, hay que joderse…. Pero el caso es que aquel fantasma que le había hablado tenía razón, hacía mucho tiempo que la playa no daba olas redondas como las de aquella mañana, por eso apartó su mirada del reloj y de nuevo puso rumbo al pico con el alma cansada y su cara enjugada en sal.

En la ceremonia hubo muchos bostezos, poco dolor y todo el cinismo que pueda haber cuando un grupo de farsantes se reúnen para homenajear a un desconocido. Sí que hubo muchas miradas cruzadas cuando repararon en su ausencia. Fue la comidilla después de la misa. Todos se llevaban las manos a la cabeza mientras decían: “¿y a eso le llaman amigo?” o “debería caérsele la cara de vergüenza”. Incluso hubo un anónimo oportunista que se dirigió a la madre de Charly para estrechar sus manos y criticar la ausencia del amigo de su hijo: “haga como que no se ha dado cuenta, ese chaval no tiene perdón”, a lo que ella respondió con un asentimiento leve que dejó entrever una tímida sonrisa.

Sabía que él se ausentó porque había quedado con Charly para coger olas.

1 comentario:

Son dijo...

me quedo con ésta:"¿cómo te sentirías al tratar de conseguir algo real que no puedes compartir con nadie porque solo existe en tu cabeza?"

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero