25 may. 2011

O'KEEFFE









Me parto el ojete solo con pensar la cara que se le debió de quedar a la buena de Georgia O'keeffe cuando el señor Stieglitz (por entonces tan influyente en el mundo de la foto y la pintura que prácticamente de él dependía quién triunfaba y quién no) empezó a flipar con sus cuadros y ponerlos por las nubes: Que si erotismo refinado, que si abstracción por aquí, que si surrealismo por allá. Que pim, que pum.
Y mientras tanto O'keeffe se encogía de hombros diciendo que simplemente se limitaba a pintar lo que veía (ella nunca viajó y siempre vivió rodeada de desierto).
En realidad Stieglitz tenía razón y O'keeffe mezcló varias tendencias de Vanguardia pese a estar aislada en el medio de la nada. Primaba en su obra el color vivo y saturado de los fauvistas. El deleite por las curvas, los volúmenes y las formas abstractas extraídas a partir de planos detalle de la naturaleza, es decir, naturaleza descontextualizada. Y también incorporaba elementos surrealistas en cuadros que representaban elementos oníricos que parecían extraídos de delirios o colocones. Bueno, ya sabéis como es de espiritual la peña del desierto y eso...
El caso es que no es fruto de mi devoción pero tengo que reconocer que me encantan sus calaveras de vaca, las que me van a dar mucho juego a la hora se SYLPHEAR :-)


No hay comentarios:

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero