1 may. 2011

LA SANGRE DE RASKOLNIKOV

ÚNICAMENTE TENÍA LA IMPRESIÓN DOLOROSA DE UN INMENSO AISLAMIENTO.
MANOS DE ÉTER.
LABIOS DE ÉTER.
Y UN CABELLO QUE LE GRITA AL VIENTO: VENGA VALIENTE, AQUÍ ME TIENES.
QUE ME LLEVEN!
QUE ME ARRESTEN!
QUE ME MATEN AHORA QUE MI SANGRE ES UN LÍQUIDO INFLAMABLE!.

1 comentario:

Raquel F. dijo...

Es alucinante la psicología de ese personaje de Dostoyevski.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero