14 oct. 2010

CALEIDOSCOPIO

Fueron cayendo el calor y la luz como hojas de árbol muertas hacia un caleidoscopio de nostalgias. Por eso sigo aquí, bebiendo solo, quieto y callado. Y para cuando se me ocurrió decir algo: un brindis por los buenos tiempos, ya estaba la botella vacía y todo quedó por decir.



















No hay comentarios:

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero