13 oct. 2009

MMMMM MAGRITTE

Dalí dijo un día que la diferencia entre los surrealistas y él, es que él era surrealista. Mintió. No tienes más que echarle un ojo a lo que pintaba Magritte.



Dicen que el ver el cuerpo ahogado de su madre al salir del río tras su suicidio le marcó en sus primeros cuadros (más cercanos al impresionismo), pero a él le tocan las pelotas estas leyendas y afirma que lo único que le impresiona de verdad es la pintura silenciosa y onírica del también surrealista De Chirico.
A partir de aquí Magritte se muda a París y comienza a andar con Andre breton, Dalí, Hans Arp, Miró y Paul Elouard, formando lo que se denominó el grupo surrealista de parís que tanto influyó en la pintura y publicidad de la primera mitad del S.XX. El movimiento alberga irreverencia y anticonvencionalismos heredados del dadá y augurando un futuro movimiento Punk.



Magritte aplica toda esta visión heredada del mundo del diseño y la publicidad (ya que trabajó como diseñador en una agencia), de ahí que sus cuadros contengan una gran fuerza conceptual que atrapa a todo aquel que se detiene a contemplarlo, pero en vez plasmar sus obsesiones, fantasías o sueños como hiciera el propio Dalí, juega con lo ambigüo, con el enfrentamiento entre la palabra y la imagen que ésta denota, con espacios contradictorios, con ilusiones imposibles y sobre todo con algo tan insólito como "la mentira en la pintura".



Ese Realismo mágico de Magritte me mola y tú también te quedarás un buen rato mirando sus cuadros, eso sí, no pongas un poster de su pintura en tu pared porque a él no le gustaría. Mejor pon una ventana para pintar lo que no se ve a través de ella.



1 comentario:

Toral dijo...

hostia la pipa de Clau!

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero