25 feb. 2015

M0N0TEMA NIETZSCHE #1 / ENTREVISTA






































-
Antes de meternos en camisas de once varas, tal vez sería mejor conocerle un poco más para estar familiarizados con su pensamiento y su contexto, ¿no?.
Bien, pues nadie mejor que él mismo para aclararnos los datos más básicos concernientes a su persona. A partir de ahí ya iremos despegando y sabiendo quién es Nietzsche.
Aprovechaos de esta oportunidad porque Nietzsche rara vez concede entrevistas y si lo ha hecho en esta ocasión, es porque le freí a mails durante un mes y le he mandao un par de camis de  S Y L P H.
-


Bueno, ante todo, gracias por tomarte la molestia de salir de la tumba para charlar un ratillo. Cuéntanos un poco algo acerca de ti para quien no te conozca...

Emmm, me llamo Federico y soy de Alemania. No se me da muy bien eso de relacionarme con las personas pero, al contrario de lo que la gente cree, amo la vida.
Mi padre era el pastor del pueblo [no de ovejas sino de personas, aunque viene a ser lo mismo] y yo me crié en un entorno super religioso, De hecho estaba dispuesto a seguir sus pasos cuando el pobre hombre murió de repente por una enfermedad que nos cogió a todos por sorpresa.
Desde ese momento comencé a plantearme eso de la justicia divina y la recompensa a los buenos actos.


Aham. Y esos pensamientos te llevaron a enunciar tu frase más celebre: "Dios ha muerto" e incluso autoproclamarte "Anticritsto" . Cuéntanos un poco de qué van

Bueno, básicamente lo que opino es que una civilización más evolucionada y moderna no debería tener su cimiento en un puñado de supersticiones [Dios] sino en un código propio de ética y moral que haga de cada persona un individuo lleno de virtud e iniciativa en lugar de un borrego movido por la inercia.
Esas supersticiones no son otras que el saco con el que nos ceba la Iglesia y que contiene la definición del "bien" y del "mal".
Por encima de todo, naturalmente, está la figura de Dios como juez y árbitro del partido.

Todo gran hombre debería coger su destino por los cuernos y, en definitiva, ser amo de su propia vida. Ese hombre debería vivirla honestamente para consigo mismo y bajo su propia idea de lo que está bien y de lo que está mal. De este modo todos serían más felices y consecuentes con sus actos ya que se convertirían en individuos libres en vez de pobres hombres sometidos a ideas ajenas e impuestas con las que poco o nada tienen que ver.

No hay hueco para Dios en este nuevo mundo mejorado porque ya no has de sentarte a esperar que un ser superior decida por ti y te juzgue. Tú has de ser ese ser superior.


Wow... Ciertamente es un planteamiento bastante radical sí. Pero, ¿cómo llega un hombre a ser dueño de su vida? Y, sobre todo ¿cómo llega a tener esas ideas elevadas?

A través de la soledad y de la reflexión, por supuesto.
Si te evades durante un tiempo y comienzas a darte cuenta de lo esencial, serás consciente de lo superfluo, te harás humilde.
¡Pasa frío! ¡Ve a la montaña! ¡Escucha la naturaleza!  Y esto te traerá la respuesta, te dirá que no te sometas a unas leyes que ni sus propios representantes cumplen: si lo correcto es ser un corderito dócil, ¿por qué tú, que me implantas esa idea, me dominas con un palo desde el otro lado del redil? ¿Acaso te saltas tu propia norma?


Ese es un punto al que quería llegar. ¿Qué supone para ti el aislamiento y la soledad? Es obvio que te han marcado.

He llegado a la conclusión de todas mis ideas en soledad. Me gusta retirarme a los Alpes a pensar.
La montaña le hace a uno pequeño. ...Realmente no nos hace pequeños, simplemente nos hace conscientes de nuestra verdadera dimensión y es en base a esa dimensión real a la que debemos construir nuestras vidas.
Quien tenga un gran espíritu gustará de conversar con él. Estará abierto a conocerse y reflexionar para parir una versión mejorada de sí mismo.
Por el contrario, el necio gustará de pasatiempos que le distraigan y le impidan ver lo penoso de su ser. Se negará a escuchar y será reacio a esas nuevas ideas elevadas. Envidiará y calumniará. Pero eso al gran hombre ya no le importa porque está acostumbrado a escuchar a la montaña y al viento [al silencio] y los ladridos de la masa idiota ya no le afectan.


Eso me recuerda a nuestro amigo Zaratustra, tu gran personaje. ¡Háblanos de Zaratustra!

Zaratustra es un viejo con barba que, harto de la sociedad y convencido de poder mejorarla, se va a la montaña y se refugia en una cueva. Allí, en soledad, sus pensamientos se elevan y obtiene respuestas que el ruido le impedía hallar.
Se convierte así en un gran hombre.
Pero cuando baja a la ciudad para revelar sus respuestas y guiar hacia esa nueva sociedad mejor, le toman por loco. Nadie le respeta ni le escucha. Le echan a patadas y Zaratustra se vuelve a la montaña. Allí se da cuenta que no puede hablar en la plaza pública porque el público no acostumbra a escuchar y le incomodan los cambios, así que conviene en hablarle exclusivamente a un pequeño grupo de personas dispuestas para que éstas hagan lo propio con otras pocas y así su idea se propague como un germen de cambio.
Pero Zaratustra se da cuenta que razonar con las personas no es fácil y en los amigos acaba hallando enemigos.
Es más sencillo conversar con los animales y los ríos, pero Zaratustra no se da por vencido y confía que algún día sus ideas cuajarán y la masa utilizará sus piernas para caminar hacia delante en lugar de patear.

Zaratustra soy yo.


Es un poco duro lo que le ocurre a Zaratustra. ¿Acaso no confías en la vida del hombre?  ...Qué idea tan triste

Nada de eso. ¡Amo la vida! Y mis ideas van encaminadas a impulsar el deleite de los sentidos: la risa, la alegría, la felicidad, los sabores, los olores, el sonido, el placer.... Quienes no aman la vida son aquellos que consideran todo eso un pecado y únicamente proclaman el castigo y la tristeza como sinónimo de la virtud. Ya sabes a quién me refiero ;)

También confío en el hombre. Un hombre dispuesto a mejorarse, una versión mejorada del que hoy conocemos, cobarde y corrupto. A ese hombre le llamo Superhombre.

Aunque sí te tengo que reconocer que mi vida no es consecuente con esas ideas. Acostumbro a estar solo. No empatizo con las personas y eso me aísla emocionalmente cada vez más.
Con las tías.... En fin. Estuve enamorao una vez pero ella se acabó casando con un amigo. Igual me hago un Badú.


Vaya por Dios

¿Quién es ese?


Jajaja. Oye, ¿Algún héroe?

La única persona de la que he aprendido algo acerca del alma humana es Dostoievski
La música también me gusta mucho. Considero a Wagner un grande. Él era, además, mi amigo, pero bueno... Eso ya es historia aparte.


Joder, me esperaba algún filósofo... ¿Acaso reniegas de la filosofía?

Digamos que, en cierto modo, creo que la filosofía está confundida en la forma de enfrentarse a lo humano.
Me explico.
Siempre se toman como referencia los últimos 4.000 años, desde Grecia, ya sabes... Eso hace que se obvie todo nuestro proceso evolutivo primario, es decir, el cómo vamos dejando de ser animales y nos convertimos en personas. Durante este proceso heredamos patrones y conductas que aún conservamos en esencia. Otros rasgos, en cambio, los desechamos, pero de un modo u otro, esa aceptación o ese rechazo nos define. Forma parte de nosotros ya que es inherente a nuestra evolución y nosotros no somos más que el producto de nuestra propia evolución.

Me gustaría que la filosofía no tomase como punto de partida el momento en que empezamos a tallar bustos o escribir poesía, sino el momento mismo en que levantamos la mirada del suelo.

En ese aspecto la filosofía se equivoca.
Acierta, no obstante, en su empeño por el estudio de lo humano y de las ideas ya que nuestro mundo gira gracias a las ideas y los sentimientos.



Tío y... ¿Por qué te volviste loco?

Lo que me jodió no fue volverme loco sino que mi hermana me exhibiese en casa como una puta atracción de feria cuando yo ya ni hablaba ni era consciente de nada.
Luego lo que hizo con mi imagen... Ya es otra historia [que dejamos para mañana]

Nah perdí la chaveta porque no me conformé con tirar por tierra la mentira que circula en torno a Dios: su dogma que premia la austeridad y castiga cualquier actitud rebelde que cuestiona.
Párate a pensar. Su postulado te ofrece un supuesto y dudoso premio a cambio de que te pases la vida, que es certera y tangible, sufriendo.
¿Acaso sufren ellos?. ¿Por qué nos miran desde arriba cuando se supone que lo bueno es arrastrase? ¿Implica entonces, el hecho de que no arrastren, que ellos no son, por tanto, buenos?

Yo quise ir más allá y, además de motivar a cada individuo a tener iniciativa propia, traté de dejar sentadas esas nuevas bases morales / éticas / sociales a partir de las cuales construir una sociedad habitada por Superhombres.

El problema es la paradoja que supone enunciar un catálogo patrones a seguir cuando en realidad estás tratando de promulgar el individualismo y la iniciativa propia.
Yo no quería convertirme en figura autoritaria o Dios pero, en cierto modo, sí quería guiar. Nah en cierto modo me endiosé, lo reconozco.

Eso me consumió, y el hecho de no relacionarme con nadie ni tener con quién abrirme me hundió.
Supongo que relacionarse con las personas es necesario y terapéutico, pese a que muchas veces haga daño.



Mañana más.


No hay comentarios:

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero