27 feb. 2015

M0N0TEMA NIETZSCHE #4 / NIHILISM0 - ANTICRIASTIANISM0 - SATANISM0







































Con respecto a Dios, se pueden tomar varias posturas que podrían llegar a confundirse.
Nietzsche, que se autoproclamó Anticristo en su libro de 1.888, tiene que ver mucho con todo ésto.
Ahí va una pequeña aclaración de cada uno de estos postulados.



NIHILISMO

Pese a que el término no fue inventado por nuestro colega Federico, sí supusieron sus ideas una especie de doctrina esencial para entender el término.
El Nihilismo no va en contra de Dios. Sencillamente lo anula y siente una total indiferencia hacia él.
Los nihilistas no creen en un orden superior que otorgue a la existencia un valor espiritual, simplemente afrontan la vida como un proceso pragmático, objetivo: se vive y punto. No hay que darle más vueltas al asunto. Aprovecha tu existencia, haz cosas por ti mismo y no estés pendiente de recompensas, castigos o recompensas cósmicas o santurronas.

Nietzsche no inventó esta manera de pensar, pues ya había griegos que promulgaban el escepticismo, pero sí sienta las bases de un pensamiento moderno que trata de abrir los ojos a una sociedad aferrada a los valores, casi ancestrales, de sometimiento que promovía la Iglesia.
Nietzsche insistía en que ese "bien" y ese "mal" no debían ser "bueno" y malo" necesariamente, sino que eran términos acuñados por un oráculo cínico [Clero] que lo utilizaba en beneficio propio. Por tanto no hay hueco para esas máximas en una sociedad moderna y con ello, tampoco lo hay para Dios, que de cara a los nuevos hombres ha dejado de existir y está muerto.





ANTICRISTIANISMO

Un anticristiano sí orienta sus actos e ideas en torno a la doctrina cristiana, a la que se opone abiertamente, ya sea por venganza [el Cristianismo llega a mi poblado y aniquila mi religión acusándola de impía y pagana. Se van a cagar...] o por iniciativa propia que desaprueba su procedimiento [me la suda todo el asunto, pero no me parece guay que lleguen éstos a imponer sus ideas a base de golpe de espada. Que les den]  Sin embargo esta desaprobación no implica que el anticirstiano sea religioso, y por tanto crea [pese a que se oponga] en la existencia de Cristo.

Al contrario que los nihilistas, para quienes los cristianos eran un cero a la izquierda, los anticristianos pueden recurrir a la violencia en respuesta a ese odio y repulsión, culminando en actos organizados que agredan directamente, no a personas concretas, si no más bien a los símbolos adorados por éstas: quema de iglesias, actos vandálicos en cementerios, templos o monumentos...
Si bien el Nihilismo está más vinculado al mundo helitista del arte conceptual y la pérdida de la fe en todo, el anticristianismo es más cercano a diversos movimientos sociales de rebeldía e incluso géneros musicales radicales, como por ejemplo nuestro bien amado Black Metal.

Cuando decía que el anticristiano no tiene por qué creer en Jesús, también quiero decir que no tiene por qué alabar al demonio.
Un musulmán puede ser anticristiano y no por ello ser colega de Satán, es más, muchos grupos de Black Metal, por ejemplo, se cagaban en Dios y en el demonio afirmando que ambos eran la misma mierda hipócrita y dominante.





SATANISMO

Es la única de las tres que da por sentada la existencia de Jesús, pues si rinden culto a Satán es porque creen que esta "ahí" y, consecuentemente, si está uno también está el otro, pues ambos se necesitan para poder ser.

El satanista no tiene por qué recurrir a la violencia. De hecho el dogma original de la Iglesia de Satán consistía en promover la libertad individual, la lujuría, el culto al cuerpo y al placer, la libertad de expresión... Y nada tenía que ver con andar haciendo el mal si no, más bien, con contradecir todo lo que Dios pedía a los suyos. Era entonces un modo de burla motivado por la desobediencia a imitación de lo que hiciera Lucifer en su día con Dios.

Los satanistas sí tienden  a formar comunidades e Iglesias, siempre, como digo, en imitación a lo que hace Dios pero a la inversa: ¿corderito de Dios?. Pues yo una cabra. ¿Sotana blanca?. Pues yo manto negro. ¿Cruz pa arriba?. Pues yo pa abajo...


----------------------------

En conclusión, como veis, se le puede dar la vuelta a una cruz por varios motivos.
Bien porque no estás de acuerdo y quieres mostrar tu disconformidad antes esa forma violenta y autoritaria de inculcar, te lo creas o no.
Bien porque estás al margen y no te crees nada, pero te niegas a aceptar esa supuesta verdad universal tan asociada a un símbolo, que darle la vuelta a ese símbolo significa darle la vuelta a la propia verdad que tratan de vender.
O bien porque, pese a que te lo crees, prefieres irte al lado "oscuro" a burlarte de su verdad y su virtud.


No hay comentarios:

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero