1 ago. 2012

MONOTEMA: DRÁCULA

Aquí va una de hemorragias y ajo, que Drácula es un novelón con mucho trasfondo y por culpa del cine y la tele parece más bien una mascota de Tim Burton 
+++

Para empezar Drácula es una novela escrita por un irlandés que se llama Bram Stocker que estaba más pa allá que pa acá porque se pasó los primeros 10 años de su vida metido en la cama a causa de enfermedades y fiebres raras y cuya única distracción eran las historias de terror que le contaba su madre. Bien.
Pertenecía a una familia burguesa y culta y en seguida le dio por escribir y eso. Hacía críticas y relatos de terror sobre todo. Luego se apuntó a una hermandad secreta (Golden Dawn) que discutían temas de ocultismo y magias negras. Bien.


Un día se pone en contacto con un erudito especialista en folclore oriental que le habla de un tal Vlad Tepes, lo que enciende la mecha de Stocker quien se queda fascinao con su historia: Vlad Tepes era el hijo menor del rey de Valaquia. Este rey estaba todo el día a hostias con los Turcos y los Otomanos y para sellar la paz no se le ocurrió mejor cosa que "regalarles" al bueno de Vlad. Cuando éste se hizo mayor y volvió a su casa vió que a su papá le habían casi matado a golpes y a su hermano le habían quemado y arrancado los ojos. A ambos les emparedaron vivos. Vlad chifló y dijo "ah sí?, os vais a cagar" y comenzó a reclutar personal para inciar su propia guerra. Tal rabia tenía que llegó a ser conocido como el príncipe más fiero de toda Europa llegando a empalar a más de 100.000 tíos.
Pertenecía a la orden de Dracul (dragón), de ahí el nombre Drácula.


Stocker vió en Vlad la personificación del mal, la sed de sangre y la indiferencia hacia la muerte. Lo único que hizo fue interpretar la historia a su modo situándola en la misma tierra donde el empalador había arrasado siglos antes. Y menos mal que conoció la historia de Vlad porque sino tenía pensado haber titulado su novela: "El conde vampiro" (menuda mierda).
El caso es que la novela no es solo una historia de fantasmas y terror ni lo típico del bien contra el mal.
Stocker refleja un demonio triste, solo, patético. Un demonio que aunque quiera morir no puede. Que sobrevive aislado en medio de la nada y así ve pasar el tiempo sin más. Y que quizás no ame porque todo al que llegase a querer se lo acaba llevando la muerte mientras que él queda.


Para escribirlo recibió el asesoramiento de un montón de especialistas en oscurantismo y leyendas centro europeas, por eso gran parte de los mitos vampíricos que introduce en la novela (estaca en pecho, no reflejo en cirstales, ajo, cruces que joden al vampiro, dominio sobre las criaturas de la noche....) no son originales sino herencia de ese folclore, aunque bien es cierto que psoteriormente fueron de dominio popular gracias a la novela. 
Yo os la recomiendo muy mucho porque es muy chula de leer. Tiene buen ritmo y además un encanto romántico muy ligado al vampirismo y la época en la que se desarrolla (S.XIX). 
Mola sobre todo la parte en la que el protagonista se va al castillo de transilvania para cerrar unos negocios con el conde y empieza a darse cuenta de que éste no es trigo limpio. Es la hostia :) 


Años después ya sabeis... mil pelis y mil mierdas pero ninguna como Nosferatu (de Murnau 1922) que a punto estuvo de desaparecer porque la viuda de Stocker les denunció por plagio y la productora recibió la orden de quemar todos los negativos si no pagaban la cifra estratosférica que suponían los derechos de autor.


Stocker murió de sífilis por follarse una puta en Francia. 
Drácula por ahí sigue deambulando.

2 comentarios:

ëLMíN dijo...

Hacía tiempo que no pasaba por aquí, pero tan interesante como siempre. Drácula (el libro) me gustó mucho también.

legi dijo...

un comentario!!!, no me lo puedo creer jajaja
gracias elmo ;)

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero