20 ago. 2012

MAIAKOVSKI

Son las dos
 estarás en la cama 
O tal vez tú también andes mal. 
No hay prisa,
 y con urgencias de telegrama
 no tengo porqué despertarte y molestar
 +++


Maiakovski fue un poeta ruso. Pero no solo fue poeta sino que también fue muchas más cosas. 
Comenzó a tomar conciencia de clase en la última etapa zarista (el zar manda por obra de Dios y el resto se jode y obedece por contrato de obra) hasta que la revolución bolchevique estalló y a tomar por culo bicicleta. 
Desde ese momento lleva a cabo una participación activa del lado de los sublevados y emplea su talento en difundir la cultura y la educación por la población analfabeta de Rusia. 
Conscientes de la reputación de Maiakovski como poeta y dramaturgo, la alta esfera revolucionaria decide utilizarlo como imagen que ensalce valores culturales y fuente de renovación por eso se pasará unos cuantos años viajando no solo por Europa sino también por EEUU y latinoamérica.


Pero Maiakovski no solo se dedicará a hablar y recitar sino que tomará cartas en el asunto propagandístico elaborando una serie de carteles y panfletos hechos en colaboración con su buen amigo (el también genial-de-la-hostia) Rodchenko. Es más, llegan a compenetrarse tan bien que fundarán la primera agencia de diseño gráfico conocida, dedicándose no solo a promover la revolución sino también a hacer packagin de productos, collages y obras de arte por el arte, es decir, porque les salía de la polla. 
Entretanto Maiakovski comienza a desencantarse con la revolución por culpa del tito Stalin y su individualismo casi enfermizo que dejaba un poco de lado ese héroe social, anónimo y común que en principio había predicado la revolución así que un día, estando ya muy triste y hasta la polla, se pegó un tiro en el corazón después de escribir ésto:

 ...Como quien dice la historia ha terminado. 
 El barco del amor se ha estrellado contra la vida cotidiana
 Y estamos a mano tú y yo
 Entonces ¿para qué reprocharnos mutuamente por dolores y daños y golpes recibidos? 



El resto, tristes, nos jodemos y nos aguantamos y protestamos y lloriqueamos. 
"Qué se le va a hacer", decimos. 
 En todo caso ni creemos, ni creamos.

No hay comentarios:

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero