16 dic. 2010

"LOS PASTORCILLOS"



Resulta que a principios del s.XIV, en el norte de Italia, hubo varios años de invierno severísimo que arruinó las cosechas, lo que unido a la propagación de la peste hizo que muchas aldeas vivieran horas duras y penosas en las que la gente recurría a sus perros o mulas como único remedio al hambre. Cuando perros y mulas se acabaron, no fueron pocos los que rondaban los cementerios en busca de carne aún no corrupta los días que había habido entierro.

En medio de esta situación de caos y desesperación surgió un sacerdote declarado hereje, que proveniente de la ciudad, afirmaba que todos los bienes que ellos no poseían los acumulaban los judíos gracias a sus comercios y negocios. No le costó al predicador reunir un nutrido grupo que se conoció como "los pastorcillos" y que estaba formado por aldeanos y campesinos sumidos en la más penosa miseria.

Cada vez que llegaban a un pueblo lo arrasaban y se cebaban precisamente con la comunidad judía. Una vez saciada su hambre y desbaratados los negocios, se iban al siguiente con un mayor número de adeptos hambrientos, desorientados y con sed de venganza por su situación.

El caso es que a ese sacerdote un día le preguntaron que por que no la tomaba con la Santa Iglesia, más rica aún que el judío gracias al diezmo. El sacerdote respondió: "cuando los verdaderos enemigos son demasiado fuertes, hay que buscarse otros más débiles".

Mientras tanto, Rey y Clero hacían la vista gorda porque como no eran blanco de los ataques no veían peligrar su patrimonio hasta que, tras asaltar la mismísima fortaleza de París para liberar a sus compañeros presos y ser recibidos como héroes, "los pastorcillos" pusieron rumbo a un torreón (propiedad del rey de Francia), bastión del pueblo judío donde hubo un total aniquilamiento.

Fue entonces cuando rey y clero condenaron sus actos (temerosos de que el odio hacia la riqueza, cada vez promulgado por más muchedumbre, pudieran afectarles a ellos mismos) y el pueblo llano fue instado a no prestarles ayuda bajo pena de cárcel e incluso muerte.
Como un sector importante del pueblo seguía ayudándolos, los apresados empezaron a ser colgados de árboles y dejados allí durante días para que el espectáculo de sus cadáveres sirviese de ejemplo.

Y así, poco a poco, la sublevación de "los pastorcillos" murió, y rey e Iglesia respiraron tranquilos por no llegar a ser los pastorcillos un problema más grave que el buscarles un hueco en el belén de navidad.

5 comentarios:

San dijo...

si! : ) pero me vas a tener que dar unas clases que no controlo, no se ni como subir un video decentemente...ains

ëLMíN dijo...

Enemigo de la tecnología.... ;)

http://maps.google.es/maps?hl=es&q=calle+ezcurdia+62&um=1&ie=UTF-8&hq=&hnear=Calle+Ezcurdia,+62,+33202+Gij%C3%B3n&gl=es&ei=iUIKTdnJEYPMhAfMor26Dw&sa=X&oi=geocode_result&ct=title&resnum=1&ved=0CBcQ8gEwAA

Cagoenchos, pedazo enlace...Saludote :)

Gema dijo...

LEGI,

NO SIGAS A REMOJO, CAMPEÓN, QUE
TIENES QUE TRAER LA FOTO PARA LA EXPO YA!!!!!!

ESTAMOS EN LA ESCUELA HASTA EL MIÉRCOLES.
SI NO PUEDES PÁSASELA A PIÑA.

LOS BESOS CUANDO VENGAS.

blog de omar suarez dijo...

vaya historia.menudos tiempos pasados espero que no se vuelban a vivir tiempos asi por que telita...

Gema dijo...

Legi, pues la verdad,no sé lo que puedes hacer.
Yo, lo primero, le echaría un trago al Rodinal que siempre ayuda.
Y después, como ya sabemos que la fotografía miente, nos puedes colar gato por liebre, y hacer pasar alguna foto actual por una de época y todos tan panchos.
Lo único que no salga Piña, por que sino se nos ve el plumero con las transmutación que tuvo el rapaz.
Estaría bien que participase todo el mundo, así que yo no sé nada y tu trae lo que quieras.

Un abrazo, Gema.
(Los besos los sigo aplazando)

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero