2 sept. 2010

LA VIE EN ROSE

Hasta entonces creía ser un coleccionista de rarezas, un cazador de cosas tan extrañas que incluso me hacían dudar de su existencia. Aún así yo seguía "erre que erre" con la lupa siempre a mano.
Pero resulta que llegó el día en que la encontré por azar, como la china que se te cuela en el zapato mientras caminas, esa cosa inversosímil; esa aguja en el pajar; esa una entre un millón, y para mí sorpresa no me recorrió la sensación de alegría que esperaba llegado el momento ni la guardé en el bolsillo sino que, después de mirar al rededor para que nadie me viera hacer lo que hice, saqué la toalla para quitármela de encima y allí se quedó perdida, confundida entre dunas y pinos, ajena a miradas y manos que sólo buscan regalos.
Y aquí estoy ahora yo, sentando, escribiendo ésto a cientos de kilómetros, pero no os preocupéis por mí, no estoy triste porque he aprendido que no quiero una cosa entre un millón sino una excusa para volver un millón de veces.

GRACIAS PACOTWO








































4 comentarios:

L.A dijo...

Joderrrrrr!!que cabrón!ESTABA PERFECT!!!!pena que no tengas fotos surfeando! o es que estas haciendo negocio con ellas...pillin

ëLMíN dijo...

Untar la Nocilla con la quilla no tiene precio jajajajja xD xD.

godo dijo...

cojonudas fotos...
qué envidia de olas !!!!
todo bien por aquí, aunque se echan de menos unas cuantas cosillas
saludos bro

paco2 dijo...

Fotones legi!
gracias a tí!!

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero