18 sept. 2010

HOMBRE / PIEDRA / SANGRE

HOMBRE: soy un deudor asesinado. Soy un trozo de algo en proceso de dejar de ser hombre. Soy un animal medio muerto por la herida de un cuchillo clavado.
Noté las piedras del suelo tibias y ásperas, como punzando mi carne que en nada será carcasa hueca y comida de aves, pero ya no me duele porque todo esto es un bostezo y anestesia.
¡Qué lista tan larga de errores me han llevado a esta cama!

PIEDRA: justo me viene a tapar el sol esta catarata de vida y no tengom piernas para apartarlo. Su sangre me está regando y su carne me hace sudar. No se cuánto tiempo más podré aguantar la respiración. ¿Me dotará, si la absorbo, de vida esa sangre que ya no es suya?. No quiero vida si me toca ser, como él, humano. Sólo quiero seguir siendo piedra para hacer daño, machacar carne y sobrevivir a todo con una muda y estática parsimonia.

SANGRE: yo soy agua de lluvia frustrada, por eso en cuanto un cuchillo me abre la puerta aprovecho para salir al encuentro del cielo. Odio servir de manantial a la vida de un hombre, por eso ahora, mientras abandono su cuerpo de marioneta al decadente compás de sus pulsaciones, me revuelvo erótica entre piedras y arbustos y gusanos que buscan una ducha viscosa. Ya me queda poco para ser del todo feliz, cuando éste (el que me contuvo) deje de serlo. ¿Quién será el más petreo de los tres ahora?

No hay comentarios:

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero