2 abr. 2013

CARTA A MI ESPALDA

Si pudiera, te mataría.
Te arrancaría de mi cuerpo y te estamparía contra un muro. Te daría de golpes, de palos, de hostias. Patadas y pisotones hasta reducirte a polvo o que me sangren los pies o que te quedes bien enterrada, puta.
Luego mearía la tierra y la escupiría y me quedaría tan a gusto. Pero me jodo. Nadie puede vivir sin espalda.
Van ya tres putos meses y Dios... ni que te pidiera ser la más fuerte o las más ágil. No. Sólo quiero que no me duelas para poder surfear tranquilo que es lo único que le pido a la vida. ¿Es tanto? 
Estoy de todo esto hasta los cojones. Hasta me apunté a pilates con un corrillo de viejas. Y ya ves. Ni inyecciones ni hostias: aguantarte el resto de mi jodida y mísera vida que es jodida y mísera por tu culpa.
Te odio tanto...

No hay comentarios:

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero