7 mar. 2010

LA IMBECILIDAD DEL OVILLO

Es como un puto gato jugando contigo, su ovillo de lana.
Ya sabes como va esto, te marea y te putea y cuando estás a punto de escapar, te engancha en el último suspiro con esas garras sacadas de la nada en forma de tubillos o viento sur.
Y te dejas engañar, incauto, imbécil. Medio saciado por ese engaño fugaz que te mantendrá calmado entre sus patas peludas un tiempo más.
Engáñanos pronto por favor señor gato!, que estos hilos idiotas que conforman tu ovillo se están cansando de tanta ponzoña gélido-huracanada.




















2 comentarios:

godo dijo...

descarao pisha...
vaya mierda gélida...

un abrazo, las fotos molan mucho

ese victor...recupérate para el rip curl siiiiirch...

godo dijo...

matt stuart...

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero