11 nov. 2014

M0N0TEMA / FREUD

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Bueno, pues todos conocemos a Freud [Froid] como el padre de la psiquiatría o el psicoanálisis moderno. Suele pasar que, una vez muerto, todo son flores y homenajes, sin embargo en vida, a menudo, no todo resulta tan evidente o sencillo. Esta es la historia de otro genio castigado y maldito.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------




Pues nah, Freud era un crío más dentro de una familia normal, más bien humilde, sin nada reseñable.
Ya desde niño mostró buenas aptitudes para los estudios y aprendió más idiomas que el Papa por su cuenta, de ahí que fuera el favorito de mamá y el único en tener su propio cuarto de estudio dentro de la pequeña conejera en la que vivían.
-
Ingresa en la universidad y, aunque lo que le mola es la neurología y el estudio de la mente  /ya venía anotando todos sus sueños en un diario para tratar de darles una explicación/ , se mete a médico porque por aquel entonces es lo que lo peta y la profesión que le brinda un porvenir más próspero.
Como médico promueve el uso de la cocaína como medicamento, de hecho él mismo consume y se pone fino hasta que un colega suyo casi la palma de tanto mezclar con la morfina. Vamos que si llegan a vivir hoy día, todavía seguían de rave.
-
El caso es que se desencanta de la curación a base de fármacos y química y se entera de que un tipo está tratando de curar a los enfermos a partir de la hipnosis.
Es entonces cuando Freud retoma su vieja pasión y comienza a estudiar el poder curativo  /y destructivo/  de la mente humana.
Freud comienza a investigar y concluye que muchas de las enfermedades y dolencias provienen de la propia mente, la cual induce al cuerpo al dolor. Es decir, lo que hoy conocemos como enfermedad psicosomática.
Es más Freud dice que ese tipo de dolencias se originan a partir de traumas creados en la infancia, que es la época en la que la mente absorve la información que determinará al individuo.
-
Una anécdota que le lleva a determinar ésto le sucede en su consulta cuando una chica intenta besarle después de estar abordando temas amorosos y sexuales durante un buen rato. Freud, en lugar de pinchársela, concluye que la mente, y en consecuencia la persona, es sugestionable y por tanto, del mismo modo que se puede manipular para hacer cambiar de opinión y de parecer, también se puede curar indagando en el origen de ese mal que está almacenado en la mente.
Para entonces Freud ya es un incondicional de la hipnosis y el tratamiento del enfermo en su famoso diván.
-
Freud va más allá y concluye que todos esos traumas son de índole sexual, enunciando su famosa teoría del complejo de Edipo, según la cual todos  /en un momento u otro/  hemos deseado sexualmente a nuestra madre y sentimos ansias homicidas hacia nuestro padre  /por el tema de alcanzar el poder, demostrar nuestras fuerza, hacernos valer y dominar/.
Obviamente la sociedad de la época no estaba preparada para escuchar este tipo de cosas así que Freud fue tachado de libertino y guarro, mientras que para otros comenzaba a ser una figura de culto alternativo al electroshock y las terapias electro convulsivas de choque que hacían del enfermo un zombi.
-
Freud ya era grande y tenía un nombre pero seguía sin ser del todo aceptado ¡Llegó a cobrar en patatas parte de los ensayos que escribía!
Mientras, grandes artistas surrealistas y de Vanguardia ya aceptaban sus teorías y las aplicaban a su arte rompiendo el tabú sexual.
Freud no era tonto pero se endiosó y fundó una especie de secta bajo su doctrina ideológica que solamente aceptaba a aquellos que estaban dispuestos a asumirla ciegamente y sin reproche alguno.
-
Tuvo que exiliarse por el tema del nazismo, pero para entonces ya era viejo y tenía todo el trabajo hecho. Además debido a un cáncer en la boca se había tenido que operar casi veinte veces así que, digo yo, que ya estaría hasta los huevos de todo.
Mantenía una relación un tanto sospechosa con su hija Ana, la cual era también psicoanalista.
Freud gozaba de reputación pero aún pasaría un tiempo hasta que sus doctrinas fueran del todo aceptadas.
Él murió sin ese reconocimiento y, pese a que luchó lo suyo por conseguirlo, fue el trabajo de su hija y sus incondicionales el que hizo que Freud sea lo que es hoy.
-
Si no os creéis lo que digo, aquí os dejo un documental sobre su vida que lo explica mucho mejor.
Si os la suda.... Bueno, eso ya es otra historia.

No hay comentarios:

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero