1 abr. 2014

VS: ENSAYO SOBRE LA CEGUERA


--------------------------------------------------------------------------------------------------
Hacía tiempo que no le dábamos caña a la sección de las comparaciones. Y como nos gustan las cosas odiosas, aquí va otro pulso entre peli y libro.
"Ensayo sobre la ceguera" de José Saramago y "A ciegas" de Fernando Meirelles.
--------------------------------------------------------------------------------------------------


A decir verdad yo no sabía que ya habían hecho una peli a partir del libro hasta que el otro día me lo dijo en el agua Juanito "tontunas" Sarmiento.
El caso es que como éste se trataba de uno de mis libros preferidos, me puse a verla esa misma noche y...

Bueno, antes de todo, y para quien no lo conozca, "Ensayo sobre la ceguera" es una novela del escritor portugués José Saramago que forma parte de una trilogía junto con "Ensayo sobre la lucidez" e "Intermitencias de la muerte". 
Todas son muy guays, sobre todo la de la ceguera y la de la muerte. Estas dos os las recomiendo de la hostia.

El caso es que la novela trata sobre una extraña enfermedad que se empieza a propagar por los habitantes de una ciudad. De repente y sin venir a cuento la gente se queda ciega, pero en vez de negro ve blanco. 
Apartir de aquí todo se degrada, desde la ética y el respeto hasta los valores más humanos concernientes a las relaciones y lo que se supone políticamente correcto.
Sólo una chica conservará la vista y hará las labores de líder del primer grupo de ciegos que había sido aislado previamente en un manicomio como medida cautelar para evitar el contagio.

El libro muestra una sociedad que se tambalea. Un posible fin del mundo al margen de catástrofes nucleares. Todo se vuelve salvaje, sin leyes, rudo, sucio... El libro transmite muy bien ese caos y juega con los olores y la peste que comienza a invadir todo.

La peli en cambio es quizás demasiao poética visualmente. Sí, tiene planos muy creativos y juega con los desenfoques y la profundidad de campo pero, creo, que eso le hace perder un poco de efectividad a la hora de mostrar lo feo y lo grotesco que se vuelve todo en cuanto dejamos de ver y valernos por nosotros mismos.
Sí que entretiene, pero es que el libro, directamente, atrapa y enamora a cualquiera sin necesidad de que éste sea un lector compulsivo.

El final de la peli es un poco descafeinao y, narrado de ese modo, la ceguera queda como algo anecdótico que no ha llevado a ninguna parte a nadie. En cambio, en el libro, se transmite un claro mensaje: habéis estado al borde de la extinción y le habéis visto las orejas al lobo. Habéis sido animales y ahora se os concede otra oportunidad como por arte de magia. ¿Qué haréis con ella? ¿Os esforzaréis en hacerlo mejor?

En este caso se cumple esa máxima de que el libro supera con creces la peli, que repito, se deja ver, pero tanto fundidito a blanco resta esa fuerza salvaje y repulsiva que lo invade todo cuando la ciudad entera se queda ciega.

No siempre una imagen vale más que mil palabras.

No hay comentarios:

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero