11 dic. 2012

EL ASCO

AYER

Le diste el visto bueno a tu reflejo en el espejo. Toc - toc - toc. Tus pies coincidiendo con el segundero.  Entraste y viste un ganado triste. Te fuiste. Toc - toc - toc. Cómo te asusta el reloj. Ni un minuto que perder, las zancadas de dos en dos. Y los escaparates mirando...  Toc - toc (esta vez para entrar, no al caminar). Aquí el ganado es ganador. Observaste. Analizaste. Concluiste.  Ahí está bien. Sorbito, sorbito.  Y el hielo cambió de estado y se tiñó de color madera. Fuiste al baño sin ganas para lucirte. Hiciste como que buscabas,  para lucirte. Tosiste. GRITASTE. Mentiste. Te limpiaste con el meñique una gota de sudor de tu garganta. Sorbito, sorbito. Te desenfocaste. Tropezaste a drede. Volviste a mentir, es lo que tiene el salir. Toooc  - toooc - toooc (los segundos pasaron más lentos). A tomar el aire y fumarte un cigarro. Quizás por aquí haya nuevo ganado. Sorbito, sorbito. Brazos en alto. Oyos inyectados en sangre. Halo de humo. Luces celestiales. Ya nadie está peinado. Toc - toc (esta vez de entrar en tu cuarto).

HOY

Podre. Podre te asfixias con tu aliento podre. Te revuelves con pereza. La persiana hasta los topes. Vampírica luz ni en pintura. Te va a estallar la cabeza. Ni triste ni alegre. Sudor agrio. Pelo graso. La ropa al pie de la cama. No te haces preguntas porque no buscas respuestas. Alguna marca en la piel: o de uñas o de hebillas o de alguna posible alergia. No rumias. No bostezas. Pesado como el aire, lento, se va otro domingo cualquiera. Tooooooooc - toooooooooc - toooooooooooc. En eso consiste un fin de semana. Salir a cazar, traerte trofeos de la sabana.


¿La vida?
¡El asco!

No hay comentarios:

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero