5 abr. 2011

A DIARIO: CALLEJEROS

Las voces en el rastro son como un castillo de naipes. Se elevan unas por encima de otras. Un señor con barba de dos días ojea un libro sin tapas con las hojas amarillentas. Añejas. Lástima que asesine el olor del papel con el de su cigarro. Los niños corren entre la gente mientras su madre puja con una señora mayor por un espejo lleno de huellas y las esquinas escachadas. Los críos regresan con el pantalón lleno de barro. Se han caído a un charco y su madre no ha comprado el espejo. No es una buena mañana de domingo para ella. Me sirven el café tibio y con desgana. Podrían haber sacado algo de espuma que le aportara cierta texturilla con vida y sin embargo parece un trozo del charco al que se han caído los niños. Un líquido posado y agrio. Insulso como la mañana de domingo de su madre y estancado desde hace días en el fondo de una cafetera desenchufada, por lo menos desde la última vez que el fumador/lector se afeitó por última vez.

9 comentarios:

L.A dijo...

bien, me gusta!

San dijo...

Que manía con ir al Shoko ese, que ya te he dicho que esa zona no mola!

San dijo...

o Summun o lo que sea...

Víctor. dijo...

¡Fotazas!

Cecilia dijo...

San yo le dije LO MISMO.......Na que no tenemos Aviles controlao aver pa cuando nos tomamos un te y nos llevas a sitios guays pedazo de zorra que cuando te vea no te voy a conocerrrrrr :)

San dijo...

jejeje yo les espero con los brazos abiertos siempre :-)

manu dijo...

legi no te pegan nada esos antros fiestero avilesinos jajajaja

Guille dijo...

Legi!!! escucha lo que te dice Sandra jjejjeje...para mi Don Floro y Padul, poco más hay en la noche avilesina!!

angel dijo...

guille, te olvidas del populart, aunque yo era, soy y seré de "el paso" pilla a desmano, pero como me suelo pasar la noche entera ahí...
;)

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero