4 abr. 2011

EDWARD BUNKER



Narcotráfico, extorsión, atraco a mano armada y tráfico de drogas. Eso son los motivos por los que Edward Bunker se pasó desde los 14 hasta los 40 entre reformatorios y cárceles de máxima seguridad.
Con tanto tiempo que matar "en el agujero", aprovechó para hacerse lector compulsivo y escribir un puñado de novelas tan crudas y duras que sólo un tío que haya vivido todo eso en sus carnes es capaz de escribir gracias a las cuales se se ganó la etiqueta de recluso brillante.
Estoy leyendo "perro come perro" (gracias César) que narra las miserias de los bajos fondos de Los Ángeles. Es tan buena que no he podido esperar a meterla en las próximas exquisit-heces.

No hay comentarios:

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero