2 ene. 2010

PUBIS CANADIENSE 1

Amaneció normal, como otro día más, unos 5 grados, el cielo medio nublado y la derecha de xagó revuelta y con mucha corriente.
Todo se torció cuando Juanillo se pidió un caldo de marisco extra grasiento y con unos tropiezos del tamaño de la cagada de un tiranosaurio. Olía a fritanga que flipas y tenía un color rojizo óxido super cutre, un color difícil de comparar a nada hasta que Piña hizo gala del pubis más canadiense-otoñal que jamás hayas podido ver.
La cosa se desmadró de repente, sin planearlo, sin quererlo, ya sabes, como cuado dicen "cosas del directo", en parte ceo por los vapores que emanaba el caldo de Juanillo y como no, gracias a ese pubis de pelillos eléctricos y revueltos, poco poblado (ya que Piña se lo afeita siguiendo los consejos de la chica de Peluquería Amadita) y como implosionado o metido hacia dentro chupado por sí mismo. Además el rojo del felpudo contrasta con el blanco mantequilloso de la piel, como una tía gótica o algo así, en fin....
Menos mal que al final del día sacamos una buena secuencia y un aéreo guapo que esperemos que sea publicado, por eso, y porque Piña aún quería compartir su inclasificable genética sexual con más público y porque Juanillo quería quemar la energía que no había consumido por no entrar en el segundo baño (dejando a un servidor solo en una cacota de olas revueltas como el pubis de Piña), secamos las tablas y cual rebaño descarriado pusimos rumbo a Avilés.

Aprovecho para pedir perdón a la camarera del Summun y ya de paso decirle qu el fin de semana que viene volveremos por allí después del baño. Id contratando seguratas extra porque haya o no haya aéreos, el pubis de Piña nos acompañará.




















No hay comentarios:

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero