29 abr. 2015

TRASF0ND0 / LLUVIA, VAP0R Y VEL0CIDAD

-
¿Por qué esta mancha borrosa en la que a penas se distingue nada es uno de los cuadros más importantes de la historia?
Acurrúquense en torno a mí, queridos, queridas, y su curiosidad será satisfecha.
-




























Este cuadro lo pintó Turner, un pintor inglés que está a caballo entre el S. XVIII y XIX.
La obra de Turner, paisaje sobre todo, fue considerada en su tiempo como una tomadura de pelo ya que el estilo imperante provenía del viejo arte académico basado en el realismo del objeto representado.
En cuanto a estilos... Lo petaba el Neoclasicismo, que era, básicamente, una imitación del arte clásico de Roma y Grecia, y el Romanticismo, que aunque nada tenía que ver con ésto, pues buscaba la evasión personal del artista como medio de expresión, sí que mantenía ese estilo de la -más o menos- fiel representación gráfica de la realidad.

De repente llega Turner, que vivía junto al Támesis con su bruma y su niebla, y comienza a pintar cuadros que parecían, más bien, esbozos rápidos con la apariencia de una obra inacabada. Es más, incluso su temática es efímera y fugaz: un tren que pasa, un edificio en llamas, objetos sacudidos por el viento... Por lo que las masas de color abstractas y las texturas se convierten en medio evocador en lugar de un relleno sin más.

Turner afirma que ansía inmortalizar un instante irrepetible para la eternidad en lugar de producir obras estáticas y contemplativas. Es decir, Turner ya está hablando de fotografía sin saberlo.

Este cuadro que véis es de 1844. La presentación oficial de la fotografía data de 1839.

Turner se dió cuenta que un pintor jamás podría vencer a una foto en cuanto a realismo. ¿Qué hizo entonces? Investigar con el color y aplicarlo de tal forma que su masa y su textura transmitiesen la atmósfera y la naturaleza del instante captado, que además era, como hemos dicho, algo puntual y en constante agitación.
Ya no hay objetos de pose sino objetos que vienen y se van, obligando al pintor a recordarlos y reproducirlos en su estudio a través del esbozo de su memoria.

Cuando pinta la trayectoria de esta locomotora entre lluvia, polvo y vapor, más que un cuadro, lo que está haciendo Turner es una fotografía que, además, sirve para abrir los ojos a una nueva generación que sustituirá ese realismo obsoleto por la esencia del color, el movimiento y la evocación. Es decir, estamos ante el nacimiento del Impresionismo y la abstracción, que darán lugar al nuevo arte de Vanguardia a finales del S. XIX.

Este es un cuadro nuevo con una temática nueva: los adelantos tecnológicos [el tren] integrándose en el paisaje y presentándose de forma mucho más contundente que el viejo puente -clásico- y la pequeña barca -frágil-  Dos medios de transporte y dos elementos arquitectónicos enfrentados y donde lo moderno cobra interés. La metáfora está bien clara.

Turner es nuevo y moderno y hacía fotos a color, a mano, cuando no había fotos a color ni a máquina.

No hay comentarios:

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero