2 mar. 2015

M0N0TEMA NIETZSCHE #6 / METÁF0RAS

-
Y ya, para terminar, me molaría hacer referencia a unas cuantas metáforas que cobraron en Nietzsche especial importancia por su simbología y trascendencia.
-
Espero que los 3 que habéis leído las entradas de los últimos días las hayáis encontrao mínimamente interesantes y que todo ésto os haya despertao curiosidad por un personaje como Nietzsche, importantísimo y con una folosofía más accesible y reconfortante de lo que, en principio, pueda parecer.
Al resto... Pediros perdón por semejante ladrillo, espero que lo hayáis compensao con otras páginas de copia-pega y teta-fácil.




EL ÁGUILA

En "Así habló Zaratustra" Nietzsche dice que hallaremos una sociedad mejor cuando águila y serpiente cooperen.
Describe una imagen en la que un águila lleva volando a una serpiente entre sus piernas y lo explica como la unión de la más elevada de las criaturas, la que ve a todos desde arriba con majestuosidad con la que repta, la maldita, la que ve a todos desde abajo.
El hecho de que el águila no repudie a la serpiente es una metáfora que tira por tierra los viejos valores de "bien" y "mal" simbolizados a través de esas criaturas:
El águila / bien: elevado, bello, sublime, elegante, cercano al cielo.
La serpeinte / mal: maldita, incitadora al pecado, reptil, venenosa, peligrosa.

De esta metáfora han hecho acopio mil marcas al reproducir infinidad de imágenes protagonizadas por águilas (libertad) y serpientes (peligro atractivo), aunque no siempre teniendo en cuenta la máxima de Nietzsche ya que, en ocasiones, los animales salen luchando. Pese a ello este ideal del bien y del mal continúa implicito en los personajes y de su lucha extraemos la eterna conforntación de lo bueno frente a lo malo.

Los nazis, que no eran tontos, son unos de los que mayor provecho le han sacao a la magnificencia del águila en cuestión.
Muchos símbolos bélicos de diferentes ejércitos lo utilizan como referente señorial de virtud y aplomo.




 LA MONTAÑA

Volvemos a decir que el símbolo de la montaña era para Nietzsche algo esencial, ya no sólo como lugar de retiro al que gustaba ir a pensar y escribir, sino como metáfora de aprendizaje y superación.
Esa metáfora es tan clara como que la montaña supone un camino, una ascensión o elevación del que todos partimos, desde la base en la que nos encontramos, hacia la cumbre, donde sólo unos pocos llegan dada su dificultad.
Obviamente cuanto más te esfuerces y más dispuesto estés a sacrificarte, más alto llegarás, más te distanciarás de la masa de la base, más perspectiva [renovada] tendrá tu punto de vista y, probablemente, más solo estarás.
Nietzsche lo sabía y por ello sitúa a su gran personaje, Zaratustra, en medio de una montaña.

¿Casualidad que Hitler mandase construir su "Kehlsteinhaus" en medio de los Alpes?




 EL CABALLO DE NIETZSCHE

En uno de los pasajes de "Crimen y Castigo" la novelaza de Dostoievsky, su protagonista, Raskolnikov, al que la cabeza ya empezaba a hacerle catapúm, se abraza a un caballo que estaba siendo azotado por su cochero. Raskolnikov, que había asesinado a un par de ancianas, tiene los nervios tan destrozados y el sentimiento de culpa tan a flor de piel, que desemboca toda esa piedad explosiva en el pobre animal ante unos transeúntes que flipan en colores con el pobre hombre.

Nietzsche era un gran admirador de Dostoiesvky y cuando ya su cabeza se iba a pique, como la de Raskolnikov, presenció una sutación similar a la del libro en la que un cochero estaba soltándole unas buenas hostias a su caballo. Nietzsche corrió en seguida hacia él y le abrazo desesperadamente llegando a perder el equilibrio.
Éste fue el detonante que reveló al mundo lo que ya se sospechaba: el gran pensador alemán había perdido definitivamente la cabeza [fruto de un aislamiento casi total y progresivo y del constante análisis de la naturaleza de esa nueva virtud y elevación que debía regir al Superhombre] por lo que fue internado en un centro psiquiátrico.
Posteriormente Nietzsche fue llevado a casa de su hermana, donde permaneció hasta su muerte, totalmente ajeno a cuanto le rodeaba.
No se volvió a comunicar ni interactuar con nada ni nadie, pese a que su hermana organizaba meriendas y visitas sociales con el fin de que todos conociesen al gran Nietzsche y ya, de paso, hacerse una buena agenda gracias al prestigio de su hermano.





DEL ENEMIGO Y DEL ODIO

Nietzsche declara abiertamente la necesidad de la rivalidad como instrumento motivador para el individuo.
Según él, uno se mide a través de la calidad de sus enemigos y rivales. Rodéate de grandes antagonistas y eso delatará tu grandeza.
El odio delata la admiración, decía Nietzsche, de ahí que anime a no caer en una espiral de pesadumbre e ira cuando tu trabajo o tu persona es atacada sin fundamento.
Nietzsche anima a buscar buenos rivales, a aprender de ellos, a tenerlos en cuenta, a utilizarlos en beneficio propio aprendiendo de sus actos.
Tal vez eso de... Ten tus amigos cerca y a tus enemigos más... Sea una idea nacida en lo alto de una montaña.


No hay comentarios:

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero