20 mar. 2015

¡EG0ÍSTAS!






































Lo que se cita a continuación es el resultado de una profunda reflexión. Espero, por ello, que no sea tomada a broma.

Creo que hay un asunto, por encima de todos, que deberíamos tener muy en cuenta a la hora plantearnos lo veraz y lo honesto de las relaciones amorosas / cariñosas entre humanos. Este asunto es una prueba, más que evidente, de que el verdadero cimiento de dichas relaciones no es otro que la alimentación del propio ego / narcisisimo.
Como habréis deducido. el asunto a tratar es, pues por descarte no puede tratarse de otra cosa, las felicitaciones del mundo moderno.


El caso es que es el cumpleaños de un colega y yo quiero felicitarle, de modo que escojo una foto en la que los dos aparezcamos juntos. Ya no me centro en una foto de infancia, pues tengo dudas si hoy en día queda alguna amistad ancestral de esas... El caso es que encuentro una foto en la que aparezco en primer plano, moreno y con unos morritos bien apetecibles, mientras que mi colega [el cumpleañero] aparece al fondo mirando pa otro lao y con ojos rojos por culpa del flash. Me la suda. Foto al canto con mensaje emoticoide de cariñitos entrañables, eso sí.

No es esta técnica exclusiva del universo cumpleañero pues también puede aplicarse sin problema [¡no tengáis miedo a experimentar!] al día de la madre o del  -reciente-  día del padre. Me explico. Encuentro una foto con mi madre, por ejemplo. Está hecha desde abajo y la pobre mujer parece que tiene una papada de búfalo y hasta se le marca la sombra del bigote. Yo, en cambio, parezco más rubio y así como con el mentón afilado... Dios...¡Me follaba!. Foto al canto. Eso sí, acompañada del mensaje de turno a mi querida mami.

Ya no es sólo el hecho de anteponer mi cara a la de mi madre / amigo, supuestamente las personas en celebración, sino la necesidad imperiosa de comunicarlo de forma pública en las redes para que todos vean lo considerado y buena gente que soy.
¿Por qué no le escribo una carta, o le cuelo un dibujete guasón en el buzón o, simplemente, les doy un abrazo y se lo susurro al oído?. Dios, ¡no puedo!. Necesito que todos vean lo bueno que soy y, si se puede, lo bien que me conservo.


Nada que ver con esta conducta egoísta es la que tiene la chavalería que va por calle compartiendo con todos la música-rica-papi de su móvil, con una calidad de sonido impecable, por cierto.
¡Eso sí que es altruismo! Un altruismo de cojones. ¿O te crees que recorrer avenidas sujetando el móvil como una bandeja de berberechos es sencillo?  ¡Joder, pues claro que no!  Aún así, ahí les tienes poniéndole banda sonora a tus días grises en la ciudad sin pedirte nada a cambio.
Tú, que no valoras su gesto, seguro que ni te has parado a pensar en la cantidad de horas que se deben pasar al día ejercitando su brazo de sujetar  ... En fin... Eres despreciable.


Mira, el otro día venía yo de dar una vuelta por el parque con mi correa tiesa de perro invisible [que me trajo mi tía de Eurodisney] cuando me encuentro con mi vecina que se estaba haciendo un selfie frente al espejo del portal.
¡He ahí otra conducta altruista y admirable que no tenemos en cuenta! La de toda esa gente que se hace un instagram / facebook  para darnos ideas al resto de cómo conjuntarnos y vestir.
Día a día ahí les tienes, al pie del cañón, frente al espejo de su portal, aún a riesgo de cruzarse y ser observados por individuos que pasean perros invisibles o, simplemente, bajan la basura y se quedan mirando culos.
Día a día esforzándose, rompiendo las reglas de lo establecido, transgrediendo, gastándose sus cuartos en fundas de móvil de Pikachu o de Gameboy, quedándose hasta las tantas en vela para vaticinar qué estampado se llevará el otoño que viene y traértelo, en primicia, a tu casa, de forma gratuita y desinteresada, para que luego tú les copies y aproveches esa auto promoción enmascarada en las fotos de la felicitación de turno.


...El mundo se va a pique tío...

1 comentario:

superentry dijo...

Jajajajajajajjajajjajajajaj. Extinción es solución. Un abrazo, mangante.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero