20 sept. 2014

MANUAL TÉCNIC0EVOLUTIV0 DEL BUEN PERDED0R


----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Resulta jodido darle la espalda al mundo porque el mundo es redondo, no tiene esquinas y de este modo acaba siendo imposible, por más que huyas, dejar de tener ALGO delante.

Todo cuanto veo cabe en una palabra. Las palabras son como recipientes que contienen cosas. A veces esos recipientes se llenan y acaban derramando su propio contenido sobre uno.  Es por eso que las palabras ahogan y hieren y, bien usadas, nunca se quedan en nada. En aguas de borraja, como decía mi abuelo.
Si mi abuelo levantase la cabeza y me viera, vomitaría gusanos.
¿En qué me he convertido?. Soy un trozo de plastilina junto a una vela. Soy una especie de mineral gris, inerte y puntiagudo. Peor incluso, soy una palabra fuera de contexto, mal pronunciada.
A veces incluso creo que mi piel ya no está viva, que la pobre está ahí por estar, soportando las horas y esperando la hora.
La piel... La piel es un papel de regalo, ¿no?. En ocasiones mal envuelto, arrugado, sujeto torpemente con celo y lo peor de todo es que, a menudo, en mi caso sin ir más lejos, el regalo es una auténtica mierda.

Soy un perdedor. Un charlatán. Un perdedor. Lo malo no es que lo diga yo sino que lo revela la mirada nocturna del tipo ese del espejo. Puta mirada mineral, inerte, gris, puntiaguda. ¡Cobarde!.
Nunca aguanta la mirada.
Ese tipo está vacío por dentro. Plagado de miedo y duda. ¿A dónde coño vas?.
Y es un mal educado: jamás contesta. Quizás no sepa. Quizás no le quede hueco para una sola palabra más.

Manual técnicoevolutivo del buen perdedor. Así lo llamaría yo.
Soy lluvia a las cuatro de la tarde, Soy escarcha sobre un cultivo, un campo yermo. Soy un río que se seca

De donde vengo ya lo sé: del coño de una santa mujer. Llegar a saber eso no me supone problema alguno. El problema está seguir caminando porque, como decía la canción de los Caligari, todo el mundo sabe que es difícil encontrar en la vida un lugar, y a mí me está costando lo suyo, créeme. A la deriva, que ni fu ni fa. A menudo solo, siempre triste, con la carcoma de la nostalgia royéndome las malditas piernas...

Tal vez empiece a fumar. Tal vez me trague cigarros enteros para ver si se queman todas las cartas que tengo dentro. Aunque si tuviese que irme ahora, despedirme, sobraría mucho papel.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


1 comentario:

Betty Spagetti dijo...

La solución no es dar la espalda, si no mirar hacia otro lado ;) cambiar la fachada del libro y seguir escribiendo ...

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero