14 oct. 2013

POBRE TUTANKAMON

------------------------------------------------------------------------------------------------------
Que si maldición de Tutankamon para arriba, que si maldición de Tutankamon para abajo y venga erre que erre y yo... ni puta idea, así que ayer a la noche me pongo un documental de estos del Canal Historia a ver si me aclaran un poco el tema y ésto fue lo que me contaron.
------------------------------------------------------------------------------------------------------


Para empezar hay que aclarar el motivo de la riqueza de Egipto. Sencillamente iban saqueando pueblos, se lo llevaban todo y antes de irse decían: "Bueno, ahora hay dos opciones. O nos pagáis un tributo, o el año que viene volvemos y nos llevamos aún más". 
Con respecto a la religión, eran politeístas, es decir, rendían culto al dios de la muerte y las lenguetas (Osiris), a la diosa del amor (Hathor), al dios protector y las tormentas de arena (Seth) etc...
Bueno pues cuando el padre de Tutankamon, Akenaton, ascendió al poder, rompió con toda la tradición del viejo Egipto. Para empezar cambió la capital e hizo construir una nueva ciudad en medio del desierto. Para seguir, dejó de saquear pueblos y "aisló" al suyo en una especie de oasis pacífico al margen del resto de países. Y, por último, prohibió toda adoración a cualquier dios que no fuese "Ra", dios del sol.

A los egipcios les costó romper con sus costumbres ancestrales pero, como dice mi abuela, donde manda patrón no manda marinero y a ver quien era el guapo que se enfrentaba al faraón. 
Pues alguno tuvo que ser porque a los pocos años el bueno de Akenaton aparece muerto en extrañas circunstancias. Por aquel entonces Tutankamon sólo tenía unos once años así que, pese a ser el heredero, las decisiones las tomaba Ay, el primer consejero de su padre recién fallecido.

Y mira tú por donde que la primera decisión fue volver a la antigua capital y restaurar los saqueos y el culto a los dioses de toda la puta vida. De hecho el padre de Tutankamon fue declarado hereje y por este motivo prácticamente borrado de la historia y el arte.


Pero Tutankamon se hace mayor y comienza a diferenciarse de Ay en cuanto a diversos puntos de vista. Comienza también a sospechar de éste como asesino de su padre y su madre Nefertiti.
Con 20 años Tutankamon aparece muerto de la noche a la mañana y como no había tenido descendencia (su mujer y hermanastra había sufrido dos abortos) el reinado de Egipto queda pendiente de un hilo debido a esta grieta sucesoria.
La mujer de Tutankamon le escribe una carta al rey de un país históricamente en guerra (no me acuerdo del nombre) pidiéndole uno de sus hijos para que se case con ella y le de descendencia. El rey, naturalmente, no se cree nada y le responde que por qué coño busca marido fuera de Egipto. Ella le vuelve a enviar otra carta contándole de sus sospechas, debido a las cuales busca su futuro fuera de Egipto, le asegura que es una trampa y además de parentesco, le ofrece paz. El rey accede y le envía a su hijo. El hijo muere misteriosamente por el camino.
¿Quién se casa con la chica?, el señor Ay, consejero de Akamenon, consejero de Tutankamon y ahora rey de egipto. El tal Ay llega a ser faraón pese a su origen plebeyo. Insólito.
Al poco tiempo la chica también muere y Ay, que previamente había promulgado una ley por la que se prohibía juzgar al rey, puede casarse al fin con su amante.
Pero el karma es el karma y a los 3 años se muere.

Y ésta es la maldición de Tutankamon, el único faraón que no reinó plenamente, cuyos hijos nacieron muertos, cuyos padres fueron asesinados y borrados de la historia (echo que  afectó al propio Tutankamon, cuyo nombre también se borró de varios grandes muros dedicados a los reyes) y cuya mujer fue a su vez asesinada. Todos los que tuvieron que ver algo con él acabaron muertos es extrañas circunstancias. ¿El primer crimen político de la historia?



Paradójicamente, Tutankamon es el único faraón cuyos restos permanecen intactos en su sarcófago en el vallle de los reyes y cuya tumba, que revela gran parte de este secreto, jamás fue robada ni saqueada.


1 comentario:

Jorge Bañuelos dijo...

Eso no es cierto.
Aunque es probable que fuera la gran esposa real de Tutankamón la que escribiera la carta a los hititas, no se ha demostrado que fuera ella.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero