10 ene. 2011

A DIARIO: PEQUEÑAS COSAS DE LA VIDA

Me aborreció mogollón levantarme pero no me lo pensé, me tiré a fuera porque se que así es mejor.
En el taller estaba esperando Gilito con su gorro, cubierto de polvo y un 6' 0'' y un 6' 2'' con una pinta buenísima. Como siempre.
Luego fui a comprar un par de grips, aunque al final solo compré uno porque al 6'2'' no se si ponérselo.
Sope estaba medio revuelto y raro. Surfeé inseguro y fatal porque no le encontré el sitio en todo el baño. Lo único bueno es que me quité el traje en la ducha.
Luego fuimos a tomarnos un té pero retiramos pronto para surfear temprano al día siguiente. Puse el grip en la tabla.
Apagué el despertador de las 8.15 y lo cambie para las 8.45. A las 8.45 volví a apagarlo y no volví a ponerle hora.
Luego fue a mirar el mar y estaba revuelto por el viento así que pincho y pa casa.
Ni hubo para en San Vicente ni palmeras gigantes.
Ribadesella estaba medio desierto y a un par de transeúntes no les debió de gustar nada la gorra ballenera del S.XIX que me regaló mi madre para reyes.
El arenal también estaba malo, pero mucho menos malo que Sope o Ribadesella así que decidí entrar un rato para compensar el atracón que me había pegao. En las dos primeras olas me salieron dos vuelillos así que ya estaba contento.
Luego llegué a casa y leí un par de capítulos. Miré una vez más las tablas desde la cama y me dormí con su olor a resina y a nuevo.
Ya ves, un fin de semana repleto de pequeñas cosas de la vida.


















































2 comentarios:

Guille dijo...

Grande Legi...me encantan tus pequeñas cosas y tu gorra ballenera!!

L.A dijo...

Ya te digo! vaya gorra mas guapa!!!!pequeñas cosas y pequeños hechos mueven el mundo o lo que sea esto en lo que vivimos....DALE!

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero