6 ene. 2011

3,1416

De repente mi cama fue una tempestad en el mar con olas de espuma por todos lados, como unas sábanas revueltas después de mil pesadillas porque había un ciervo con boca de mujer y colmillos de los que goteaba sangre. Había un árbol de navidad decorado con rabos de lagartija y un águila con cuernos de rinoceronte y cuerpo de serpiente que culminaba en otra cabeza, enfrentada a la primera, de pez espada. También había un hombre con la espalda llena de plumas y branquias en la frente y un león con las uñas pintadas de lila tendido en el suelo de cuyo pecho brotaba un lirio. Había una alfombra de peces sobre los que brindaban con champán y uvas una pareja de zebras con cuello de jirafa y un único ojo en la nuca, enrojecido y triste. Actuaba como arlequín un ciprés canoso mientras dos cocodrilos unían en un beso viscoso sus vocas púlpeas llenas de tentáculos y tinta corrida. Y ajeno a esa ecatombe orgiástica, yo, ya tan harto de todo.

5 comentarios:

jordim dijo...

Qué gran texto.

ëLMíN dijo...

Pues algo de subexposición, muchos negros, contraste alto y filtro azul. Sin cosas raras (porque no sé hacerlas). A cuidarseeeee. ;)

Titanniä dijo...

Muy bueno!

asturiasparaisonatural dijo...

Me gusta. Tiene un aire al creaccionismo de Huidobro que me gusta mucho, pero hecho a tu manera. Aprovecho para comentar que gracias por enseñarme a Keith Malloy, y para decir que me aburrio la pelicula de chippa jaja. Aprovechando tu experiencia en pintar tablas, te planteo una duda, la pintura acrilica dañara los materiales? tu que pintura usas?
un saludo

asturiasparaisonatural dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero