8 nov. 2010

NADAR



Si el único significado que conoces de "nadar" es mover brazos y piernas para avanazar en el agua, sigue leyendo y duplicarás tu probabilidad de ganar un quesito en el trivial.



Pues resulta que cuando nació la foto toda la gente de bien quería un retrato suyo, ya que por aquel entonces era lo más y no había buen burgués sin uno en su pared o en la tapa de su reloj de cuerda.



Debido a eso proliferan los estudios fotográficos que prácticamente no ofrecían otra cosa que absurdas recreaciones con fondos pintados de jardines clásicos acompañados por un atrezzo igual de hortera que generalmente eran columnas griegas de cartón piedra.
Aún así triunfaron de la hostia porque era precisamente esa artifuiciosidad lo que la gente demandaba. No dudaban en disfrazarse y posar como monigotes sonrientes a la hora de hacerse su retrato molón.



Nace así el concepto de tarjeta de visita, que la gente emplea como carta de presentación obligada para cualquiera que se precie. Viene a ser, para que me entendáis,como la foto de carnet de hoy pero pa los más ways del distrito. Es más, los más molones de todos incluso las coloreaban.



Esto no hace más que favorecer la proliferación del tráfico de imágenes rancias y cutres que desvirtúan la fotografía, ya mal mirada de por sí por el mundo del arte al tratarse no de un talento natural (como era el caso del pintor) sino de un artilugio mecánico más cercano a la ciencia.



Pese a esto surge una figura que tira por tierra todo lo que os acabo de contar: Nadar, que comienza a hacer retratos muy alejados de ese esperpento teatresco para ahondar un poco más en lo psicológico del modelo a través de su gesto, de la luz, de las ropas (nada de disfraces ni falsos trajes de gala).
Por ello paulatinamente se irá ganado el respeto de la gente de las artes e intelectualidad y ante su cámara posará peña como Baudelaire, Bakunin, Monet, Victo Hugo, Alejandro Dumar, Julio Verne... etc etc etc.



No es gracias a él que la foto finalmente fuese reconocida como un arte cuando se hace bien, pero si favoreció eso de forma decisiva en una época de recelos y conservadurismos hacia lo nuevo (lo mismo pasaba con el impresionismo que nacía que al principio fue tachado de tomadura de pelo por los pintores académicos).

En todo caso a Nadar se la pelaba y se iba a dar vueltas en su globo para ser el primero en hacer fotos aéreas de la ciudad. Eso también se la pelaba y por eso se iba a dibujar caricaturas de todos esos que no querían abrir los ojos a lo nuevo. Pero eso también se la pelaba, porque era todo un personaje único, excéntrico y medio chiflao cuyo nombre pasó de boca en boca hasta llegar a la de mis profesores de foto y ahora a mi teclado y mi blog, aunque dudo mucho que eso le importe lo más mínimo a Nadar.

2 comentarios:

L.A dijo...

que guapo! si cuando iba a clase explicaran asi las cosas me hubiera hecho un hombre de provecho y no el perdedor huelepedosdepizzero que soy ahora!!! jajajaja un abrazo y recuerda sonreir despues de tus baños que alarga la vida!!

Anónimo dijo...

que guai,todavia estoy entendiendo a Niépce y a Daguerre, pero seguro que pronto llego al Nadar esti : )
bss san

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero