9 abr. 2010

OTRA IZQUIERDA POR BAUTIZAR

Llegamos a esta izquierda siguiendo a un local porque, como tantos otros picos, no aparece en ninguna guía ni nada de eso. En realidad la zona por la que anduvimos es inabarcable de modo que lo mejor es probar suerte y explorar. Viendo el potencial de la zona lo más probable es que acabes encontrando algún tesorillo oculto entre ovejas y caca-de-vaca.

Era nuestro último día en Easky antes de poner rumbo a Dublín y después de pasarnos casi media semana metidos en casa, el temporal se decidió a darnos un respiro y nos regaló un bañito que, aunque no fue épico ni memorable, sí que fue prolífico en cuanto a fotos, brindándonos dos de las mejores que nos traemos a la vuelta para el tema del report (una de ellas es de las que más me gustan entre todas las que me han hecho) ya que además Juan lo hizo muy bien pillando el momento justo con un punto de vista chulo.

Como veis el sitio era la hostia, con montañas nevadas al fondo (resultado de ese temporal cabrón que nos mantuvo en la madriguera) y un reef de piedra cubierto de algas, lo que se agradece porque la ola iba bastante seca rompiendo justo sobre ese fondo de roca. Me recordó un poco, salvando las distancias claro, a Desert Point en cuanto a que la ola chupa tanto que casi rompe bajo la superficie del mar.

La ola, o por lo menos aquel día, era una buena masota de agua con una pared un poco
mutante llena de botes y cambios en las secciones, que pasaban de algún tramillo hueco a un cerrón rompe culos, por lo que me pareció difícil de surfear. Los propios locales me decían que era muy imprevisible y caprichosa y cuando traté de remar hacia la primera sección que era un tubillo garantizado me dijeron: "no remes más allá, ahí no hay agua". Y no mintieron, la suerte que en vez de coral, tocas algas y rocas más suaves (y con la cantidad de neopreno que llevas los cuartos traseros están más protegidos).
No falles el take-off porque si vas recto te comes las piedras, que están a muy poca disrtancia. Y el tramo final también quedaba bastante seco y tenias que salirte pa no acabar con una peluca de algas.

Ah bueno solo una cosa más, no te olvides de la capucha de neopreno si no quieres llorar escarcha el resto de tu vida. Aún con ella te dolerán las cuencas de los ojos los primeros 200 minutos de baño.














No hay comentarios:

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero