4 feb. 2010

LO SIENTO...




Todo estaba muy claro cuando hiciste sonar el contacto del coche, pero a medida que te acercabas los ecos de sus voces te empezaron a hacer dudar.

La lluvia había dado una tegua por fin, dejando que aquella mañana estrenase los tonos cálidos de la primavera, pero eso te daba igual porque conducías inmerso en un caos de pensamientos que llevaban martillenado tu cabeza desde hacía días. Cruzaste absorto varios prados que bostazaban a medida que el sol derramaba su luz y ni siquiera te enteraste. Tampoco escuchabas la radio encendida que, como cada mañana, escupía malas noticias como una ametralladora con munición interminable: es como si quisieran pintar de gris nuestros días, es lo que hubieras pensado cualquier otra mañana al apagarla con rabia, pero no hoy. Hoy ibas a lo tuyo, que bastante tenías para tí y al locutor que le den.

"Hago mal en liarme aún más por su culpa, al fin y al cabo ninguno de ellos me entiende porque nadie lo hace. ¿Cómo coño se atreven a opinar?, es lo que me jode, todos hablan creyendo saber pero sin tener ni idea, joder. La culpa es mía por escucharles"

Cuando llegaste, unos diez minutos antes de la hora, te pusiste a mirar todos esos mapas y fotos antigüas de la pared, no te llegaban a gustar del todo pero resultan muy interesantes de ver por las caras de las gentes, sus ropas o por el papel añejo o por las tipografías de la época, cada una con mucha personalidad. Luego te dijiste a tí mismo "basta coño, piensa en lo que tienes que pensar", ya que todo aquel espontáneo interés por la decoración de la cafetería no era más que una excusa para distraerte del tema que te tenía, aquella mañana de viento sur, sentado tomando un café solo y bien cargado.

"Pensándolo mejor, ellos no lo hacen a mal, es más, intentan ayudarme y todo lo que dicen es por mi bien, porque si te paras a pensar... joder, ya voy teniendo una edad, hay que sentar la cabeza un poco y no es plan de estar así toda la vida. Hasta ahora ha sido como un juego pero... ¿y mañana qué?. ¿A caso he pensado en mi futuro?, pues no, siempre viviendo el día a día, todo eso está muy bien pero, joder, es que no puede ser siempe así".
"Un momento, ¿me estaré dejando doblegar?, ¿estaré cediendo a los miedos que intentan inculcarme todos ellos?. Hace tiempo creía que no era más que envidia por atreverme a hacer lo que cada uno de ellos se conformaba con seguir anhelando, pero ya no estoy tan eguro. Al fin y al cabo la vida no es un cuento rosa".

Cuando mirabas por tercera vez el negro reflejo de tu desconcierto en el café apareció ella, tan guapa, tan esbelta, tan elegante, tan seria, tan tan de cualquer cosa buena, entonces un miedo recorrió todo tu cuerpo. "Pero mírala bien, capullo. Es increíble, serías un tonto". Apuraste sin ganas el último sorbo para salir a su encuentro y evitar que tuviera que venir hasta la esquina del fondo y tras mirarla a los ojos: "Lo siento, me quedo con las olas".

5 comentarios:

BFG dijo...

jo ... (que bonito)

Anónimo dijo...

OYE WEY ESO ME SUENA A UNA HISTORIA VIVDA RECIENTEMENTE....
¿Q YES COMO RAPPEL Q LEES EL PENSAMIENTO?
RODRI

Tarek dijo...

...
(solo dejo constancia de que lo lei)

alvaro carroquino dijo...

buen post legi! frecuentes reflexiiones
un saludo

Anónimo dijo...

legi pisha...
demasiado off-shore nubla la vista
aquí te mando un regalito en formade video, que espero sepas apreciar:
http://vimeo.com/8003153

godo

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
constantino romero